Logo Rio Negro

Noche para el olvido en Chile

Era baile de Colo Colo, pero surgió la barbarie





Nadie entendía nada. Colo Colo bailaba a Gimnasia, le ganaba 4 a 1 y tenía más de un pie en las semifinales de la Sudamericana. Pero incomprensiblemente, sobre los 41 del segundo tiempo, una piedra que cayó desde la tribuna impactó en la cabeza de Nicolás Cabrera. Después de varios minutos de discusiones, y con el «Lobo» sin cambios, el árbitro Carlos Torres, de floja actuación, decidió la suspensión del partido.

Todos quedaron atónitos, más aún los jugadores y el cuerpo técnico chileno. El mismo Claudio Borghi iba de acá para allá intentando entender la situación.

Su equipo ganaba con mucha comodidad, profundizaba la crisis de Gimnasia, pero así y todo su hinchada provocó la suspensión. «Esto es una verguenza. Nosotros queríamos ganar bien. Esto no es habitual en Chile. Estamos muy avergonzados», dijo el «Bichi».

Llendo al trámite del juego, es casi un milagro que el primer tiempo haya terminado empatado. Es que el local, por momentos, fue un verdadero vendaval que se desató cerca de las barbas de Juan Carlos Olave. Al minuto Humberto Suazo tuvo la primera chance, pero el '1' le negó el gol. Claro,

segundos después el «Lobo» contestó con un cabezazo de Goux que se fue a centímetros.

Desde ese momento, casi todo fue de Colo Colo. Es que los tres de arriba, Matías Fernández, Alexis Sánchez y Suazo fueron una verdadera pesadilla para el fondo argentino.

A los 22 llegó la primera polémica: el árbitro Carlos Torres cobró mal una falta fuera del área, los chilenos la hicieron rápido, el «Coco» San Esteban bajó a Sánchez en el área y Fernández sentenció a Olave desde los doce pasos. Desde ese momentos, los locales tuvieron un par de situaciones más, pero el fútbol no sabe de justicias: por eso Nicolás Cabrera desbordó por derecha y Matías Escobar definió bárbaro para igualar las cosas.

La segunda polémica cayó al minuto del segundo: centro al área, Suazo cabeceó al palo, Olave intentó rechazarla pero David Henríquez lo tapó y permitió que el «pelado» delantero la empuje, para poner el 2-1.

Suazo terminaría siendo el protagonista estelar de la noche. Un jugador bárbaro, que puso a todo Gimnasia en jaque. A los 21, y luego de que le anularan mal un tanto a Sánchez, el calvo delantero clavó un zapatazo perfecto para aumentar la agonía del «Lobo».

Después hubo más situaciones para Colo Colo, un tiro en el palo…

Y otra maravilla de Suazo, sobre los 30, cuando en una contra le ganó a toda la defensa, avergonzó a Olave y puso el 4-1.

Luego, cuando todo el partido era del local, llegaría la barbarie: un proyectil impactó en la nuca de Cabrera, que cayó desplomado. Nadie entendía nada, y el partido se suspendió porque Gimnasia no tenía más cambios. Ahora, la palabra la tendrá la Confederación Sudamericana. Lo que se especulaba al cierre de esta edición es que el resultado no se modificará, y que a Colo Colo le cabrá la suspensión de su estadio.

Para Gimnasia, una semana de pesadilla. Dos derrotas muy dolorosas, y once goles en contra.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Noche para el olvido en Chile