Noche, tango y un “cruce” con Barreda

Apostillas

• Asado y tango. Muy distendido, Bono se entregó a los placeres de nuestra tierra desde el sábado, cuando arribó a Argentina, informó la revista “Hola”. Algunos de los destinos elegidos fueron una conocida parrillada, un pub, un boliche de la zona de Palermo Hollywood y un show de tango. En el restó, los integrantes de la banda cenaron un lomo a la parrilla acompañando con vino tinto nacional, excepto por el cantante, que optó por una gaseosa light. Bono continuó la noche en Isabela, un pub superchic de Palermo Hollywood, con 20 amigos. Permaneció hasta las cuatro de la mañana, cuando decidió cerrar en la disco Tequila, con ocho guardias de seguridad . El domingo, disfrutaron del exclusivo show “Rojo Tango”, en el Cabaret del hotel Faena+Universe. Esta vez, Bono estuvo acompañado por su mujer, Ali Hewson. Se ubicaron en una de las mesas de primera fila, junto a The Edge y su esposa, Morleigh Steinger. Bono contempló la escena absorto. Y capturó con su cámara las impactantes imágenes de un cuadro llamado “Oblivion”, donde una pareja se desnuda mientras suena un tema de Astor Piazzolla. Arengados por los bailarines, Bono y The Edge se animaron a improvisar pasos de tango. • Con Barreda. El destino provoca raros encuentros. Mientras Bono y compañía comían el martes un asado, el odontólogo Ricardo Barreda celebraba su libertad a pocos metros de allí, en un local cercano, junto a su abogado. • “La Garra” en La Plata, el megaescenario que utilizó el conjunto, demoró varios días en ser montado en el Estadio Único por 1.200 operarios. La estructura está revestida con materiales utilizados en autos de Fórmula 1. La estructura, de 54 metros de largo y 390 toneladas de peso, se asemeja a una nave espacial con cuatro soportes, una pasarela central, varios puentes y una gigantesca pantalla LED circular en el techo, cuyos segmentos están montados en un pantógrafo que permite dividirla, abrirla o alinearla verticalmente.


Comentarios


Noche, tango y un “cruce” con Barreda