Nonnenmacher dio cátedra en Bariloche



Ganó el Grupo N-3 y lidera el Argentino. Para Sánchez la general.

BARILOCHE (Raúl Bernal, enviado especial) – Impecable. Con una palabra alcanza para calificar el notable triunfo que logró el reginense Miguel Nonnenmacher en la octava edición del Rally de los Lagos, que por el premio Jorge R. Recalde se corrió por caminos aledaños a Bariloche y reunió a una notable cantidad de aficionados.

Mientras el “Nene” festejó en el competitivo Grupo N-3, el tucumano Roberto Sánchez se quedó con la victoria en la general.

Si lo de Sánchez fue un despliegue de manejo con su Subaru Impreza, a pesar que ya en la primera etapa no tenía más rivales, no se quedó atrás Nonnenmacher.

El reginense dio cátedra en los pintorescos pero exigente caminos barilochenses y su conquista adquiere mayor notoridad porque la consiguió con un auto castigado después de la tremenda exigencia de la primera etapa.

El público entiende cuando un piloto se brinda por el espectáculo. Y en los distintos tramos especiales, el paso del “Nene” era esperado por los aficionados.

Nonnenmacher arrancó la decisiva etapa con diecisiete segundos y fracción sobre el santafesino Sergio Germani, pero con un auto que estaba maltrecho. ¿Aguantaría siete tramos? Era el gran interrogante. Un par de tramos especiales acercaron la respuesta, por más que el reginense siempre estuvo súper concentrado y no quiso cantar victoria antes de tiempo.

Verlo a Nonnenmacher en Colonia Suiza-Piscicultura o en Alta Patagonia-Robles Catedral fue un placer. Desplegó todo su talento conductivo.

Aceleró donde otros le pegaban una “patadita” al freno, y así fue acumulando segundos de ventaja hasta definir la prueba un par de especiales antes del final, cuando un par de “tiempazos” del reginense se convirtieron en un mensaje muy bien interpretado por Germani, quien levantó y se conformó con su segundo puesto.

Volvió Nonnenmacher al Argentino y marcó la diferencia en el Grupo N-3, donde otros regionales como el local Flavio Galindo, con su tercer puesto, y el cutralquense Jorge Angeloni, quien fue sexto, cumplieron.

Pasó otro rally y quedó en claro que Nonnenmacher es el rival a vencer en su grupo. Esta vez fue inteligente, arriesgó hasta donde era necesario el auto, marcó la diferencia con su manejo y ratificó que está para pelear por el título, una asignatura pendiente que quiere saldar.

“Me hacía falta este triunfo”

BARILOCHE (Enviado especial).- Si bien venía de quedarse con la victoria en la denominada “Manzanita”, ganar una prueba por el certamen argentino de rally no es tarea sencilla. Por eso, la alegría del reginense Miguel Nonnenmacher, de su navegante Enrique Marongiú y del equipo que comanda Alejandro Collino. “Me hacía falta un triunfo así, porque la tuvimos que luchar de movida y también por la calidad de nuestros rivales, como Sergio Germani o Gerardo Felipe. Y más aún en caminos tan exigentes como los de Bariloche”, apuntó el “Nene”.

Destacó que “fue una carrera tremenda. Castigamos mucho el auto en la primera etapa y en la segunda tuvimos que usar la “cabeza”. ¿Qué anduvimos rápido? Sí, pero no en todos los lugares”.

También señaló que “no golpeamos el auto sin necesidad y se bancó toda la exigencia. Claro, cuando uno sabe que tiene problemas anda con el “corazón en la boca”, pero los chicos del equipo hicieron un gran trabajo. Este triunfo y la punta en el torneo es para ellos”.

Goldenhersch en una carrera para el recuerdo

BARILOCHE (Enviado especial) – Un triunfo memorable consiguió el cordobés Esteban Goldenhersch en el Grupo N-4 en la octava edición del Rally de los Lagos. Es que llegó a definir la carrera dos décimas abajo de su coterráneo Pablo Dávila, con sólo el kilómetro y medio del súper especial de “El Rebenque” por delante.

Está claro que no es común este tipo de definiciones, más aún después de una prueba tan extensa como dura.

Prevaleció Goldenhersch, cuando muchos se jugaban por la experiencia y jeraquía de Dávila. Pero, el de Mina Clavero sacó a relucir un manejo agresivo, que le permitió no solo descontar el par de décimas que le llevaba su rival, sino terminar superándolo por un segundo y fracción.

Y no será un triunfo más para Goldenhersch, sino que esta conquista en el Rally de los Lagos quedará grabada en su recuerdo porque estaba en juego el premio Jorge R. Recalde, en memoria a su tío, ese gran piloto que murió hace menos de un mes en la apertura del certamen argentino de la especialidad.

Toda la carrera tuvo un trámite infernal. Cuánto ayudo en esa división la ida de pilotos de la experiencia de Gabriel Raies, Roberto Sánchez y Daniel Preto. Se abrió el juego para jóvenes figuras y los resultados se vieron en esta nueva edición del rally lacustre.

Salió un “carrerón”, de principio a fin, que tuvo un cierre de película, con la definición apuntada, donde Goldenhersch dio cuenta del gran candidato.

La última etapa la iniciaron seis pilotos -los citados Goldenhersch y Dávila, más Marcelo Bugliotti, Sebastián Beltrán, Matías Sas y Federico Villagra- separados por apenas un minuto.

Apenas un par de especiales sirvieron para demostrar que entre Dávila y Goldenhersch iba a estar el ganador de la prueba, porque fueron marcando diferencias en relación con sus rivales.

Es más, promediando la prueba parecía que Dávila era “número puesto”, pero llegó la arremetida de Goldenhersch, quien terminó quedándose con el triunfo en el último kilómetro y medio de un rally tremendo. Podrán venir muchas victorias más, pero tan especial como el logrado en Bariloche será muy difícil.

Estrada hizo la diferencia con un andar prolijo

BARILOCHE (Enviado especial) – Al final, después de una exigencia casi interminable, el local Horacio Rubén Estrada se dio el gusto de volver a la victoria en el certamen argentino de rally. Y como fue en condición de local, su conquista en la Clase A-6 tiene otra dimensión, además de festejar también por el regional.

Se cayeron algunos protagonistas en la segunda y decisiva etapa, pero lo apuntado en nada desmerece la conquista de Estrada, quien ya demostró en otros certámenes lo que es ganar.

Esta vez tuvo la suerte de su lado, la misma que en otras oportunidades le hizo masticar bron- ca.

El primer gran golpe de escena se produjo en el especial inicial de Colonia Suiza-Piscicultura, cuando tuvo que abandonar por un principio de incendio en su auto el reginense Raúl Martínez, una auténtica revelación, hasta ese momento líder.

Después se cayó Ariel Sánchez, pero con un par de tramos disputados ya era incontenible el avance de Estrada, quien terminó ganando con amplia diferencia sobre su escolta.

Otro regional que cumplió fue el neuquino Dante Berbel, quien terminó tercero por el Argentino y sumó bastante por el Regional, donde fue segundo.


Comentarios


Nonnenmacher dio cátedra en Bariloche