“Nos sentimos discriminados por el gobierno argentino”

Lo aseguró el empresario Kamal Osman.



FOZ DE IGUAZU, Brasil (Javier Lojo, enviado especial).-Oriundo del Líbano, Kamal Osman está en la región hace más de 40 años. Recibió a los periodistas de “Río Negro” en su centro de compras, “Kamalito”, ubicado en pleno centro de Foz de Iguazú.

Sus hermanos y sus padres se trasladaron a esta zona expulsados por la guerra. Es un hombre de unos 50 años muy allegado a las ideas del Islam. Critica abiertamente la posición que ha tomado el gobierno argentino en la Triple Frontera y considera que todos los árabes están siendo discriminados en la región como consecuencia de los atentados sufridos en Estados Unidos.

Intentando hacerse entender con el clásico “portuñol”, lengua que ya forma parte de esta sociedad en la región, Osman declama “por favor, fotos no. Ya son muchos los argentinos que no me quieren como para seguir aumentando esa lista”, comentó ante la insistencia de nuestro reportero gráfico.

A continuación se transcribe parte de la conversación mantenida con el empresario.

-¿Por qué entiende usted que existe una ofensiva sobre esta región?

-Yo creo que todo esto empezó con el atentado a la AMIA en la Argentina. A partir de este momento, cuando era ministro del Interior de su país Carlos Corach, pasaron a atribuir a la región y a los árabes residentes en la frontera la autoría del atentado. Esto empezó así… despacito, de a poco a formarse esta concepción. Hasta el momento en que llegó el 11 de setiembre. Y bueno, ahora se relaciona todo con muy mala intención.

-¿Por qué la Argentina también toma una posición de desconfianza a la región?

-Por necesidad y porque el dominio de Israel en la Argentina es muy grande. Tienen una fuerte presencia económica en el país y esto sin duda incide en la toma de posiciones. Creo que debe ser ésta la influencia que hoy tienen los argentinos. Motivos acá no hay. Siempre los árabes vivieron en paz en estas fronteras.

-¿Pero existen informes que revelan actividad terrorista en la región?

-Eso es mentira. En el mundo entero comenzó a sentirse una onda de crear un mito de terrorismo ligado al árabe. La media de la sociedad está hoy en contra de los árabes, contra los musulmanes.

-¿Ustedes se sienten discriminados?

-Por supuesto, y principalmente por los argentinos. Nosotros nos sentimos muy mal por las actitudes que han tomado los argentinos en estos últimos años.

-Sin embargo la Argentina tiene muy buena relación con el mundo musulmán. Hace poco el ex presidente Carlos Menem cedió tierras para construir la mezquita más importante de Latinoamérica. ¿Eso no es un gesto?

-Eso es intentar tapar el sol con las manos, no es una señal del corazón.

-¿Por qué cree que la Argentina es la que más discrimina?

-Yo no sé por qué. Tal vez porque el gobierno necesitaba dar una respuesta por los atentados. Nos miraron a nosotros y Corach comenzó a trabajar con esta hipótesis que es totalmente falsa. Pero ahora, quién puede frenar este rumor que lanzó el ex ministro.

-¿Piensa que el origen que tiene el ex ministro pudo haber influenciado en la toma de decisiones?

-El es judío. Pero por sobre todo él era ministro, no hay que confundirse con esto. Bajo este mismo preconcepto, qué se puede decir entonces de Carlos Menem, que es un presidente de origen árabe. Esto es un error conceptual en el cual no hay que caer. Tratar la religión como nacionalidad. Mire, nosotros empezamos a hablar de los cristianos argentinos. No tiene nada que ver. Y es por esta equivocación que cualquier cosa que pasa en el mundo, ya se lo liga a los musulmanes. Y este preconcepto es el que se está inculcando en el mundo occidental, un preconcepto totalmente errado.

-¿Cómo se divide hoy el mundo musulmán?

-Un 95% son sunitas y el restante 5% chiítas. Es por ello que no existe esta cosa que crearon contra los musulmanes: el miedo. Pero todos estos preconceptos están generados desde afuera, de estructuras de poder muy importantes.

-¿De qué poder habla?

-Luego de la caída del Muro del Berlín, dos líderes mundiales de aquel momento, la señora Margaret Thatcher y el señor Ronald Reagan, dijeron algo que quedó grabado en mi mente hasta el día de hoy: “Ya hemos acabado con el comunismo, ahora sólo nos queda por delante acabar con el islamismo”. Esto fue dicho y grabado para el mundo entero. Hay sectores que hoy quieren combatir el Islam, porque sencillamente es algo diferente a otras religiones. El socialismo está en la cuna del concepto del Islam, lo que es muy fuerte. Nosotros consideramos que la división de la renta debe ser uniforme, contrariamente al capitalismo, donde se observa una concentración de la misma.

-Sin embargo, los países árabes poco tienen de este socialismo del que usted habla…

-Por supuesto, porque los gobiernos que hoy existen en los países árabes son más imperialistas que los capitalistas. No dividen la renta como tiene que ser.

-Pero el gobierno allí es árabe…

-Sí, es árabe pero no sigue el Islam. Esto es toda una contradicción existente. En el lugar donde hay más riquezas del mundo, la gente se muere de hambre. Pero la respuesta a ello está en que a los tiranos, los reyes, sólo les interesan ellos y su familia. Entonces todos los dirigentes del mundo árabe tiene una gran culpa de esto. Todas las riquezas que se obtienen no se redistribuyen en la región, están depositadas en bodegas de bancos en Nueva York o trabajan en la Bolsa. Así no se ayuda a la gente.

-¿Está resentida la economía en la región luego del 11 de setiembre?

-Obviamente, las ventas cayeron sensiblemente aquí. Pero esta caída viene de antes. Luego del 11 de setiembre se profundizó, pero desde mediados de la década del “90 se está resintiendo la economía en la región y aparentemente no hay muchas señales que muestren que la cosa puede cambiar. Acá dependemos del turismo. Mientras continúen diciendo que aquí hay focos de terrorismo, a nosotros nos hace mucho daño porque la gente no viene. Lo mismo pasa en Nueva York.

-¿Cuánto cayeron las ventas en estos años últimos?

-Desde el “95 las ventas cayeron un promedio del 60% en esta región. Luego del atentado del 11 de setiembre estimamos, sólo estimamos, que esa caída se profundizó un 20% respecto de los niveles de ventas del año anterior. Pero todo el mundo árabe está mal.

-¿Cómo se revierte esto?

-Sólo con la paz se puede llegar a salir. Y hoy la paz está en manos de dos personas: Bush y Blair. Estos dos mandatarios tienen el poder sobre Medio Oriente. Ellos son los que pueden frenar esta locura.

-¿Cómo se llega a la paz en Medio Oriente?

-Con la creación de un Estado palestino. Depende los dos países más poderosos del mundo y de Israel. Los árabes todos no tienen capacidad de enfrentar este problema. La creación de un mercado común en esa región puede llegar a ser una de las salidas para esta zona en conflicto.

-¿Pero eso no suena a una utopía?

-No, ¿por qué?, todo nace con una semilla. Y tenemos que apostar a que en algún momento alguien siembre esta semilla. El comercio puede ser una solución para acercar a los pueblos. Mire, sólo del turismo a esa región llegan millones de cristianos, mil trescientos millones de musulmanes se acercan una vez al año porque así se lo exige su religión y hay millones de judíos que quieren visitar Israel. ¿Por qué la guerra en la región, si podemos organizar un mercado potencial sumamente importante?

-¿Pero EE. UU. está dispuesto a ceder posiciones en esa región?

-Creo que hoy EE. UU. debe hacer una política totalmente diferente de la que viene haciendo en los años últimos; de buenas relaciones. Porque su actual política generó muchos enemigos en el mundo y las consecuencias fueron desastrosas. Por eso es que esperamos que todo esto cambie. Para el bien de todos. Porque no hay nadie más en el mundo que desee la paz como nosotros. Eso se lo aseguro.


Comentarios


"Nos sentimos discriminados por el gobierno argentino"