Noticias de Manganaro

En un tono más bien débil, propio de quien carece de la convicción necesaria para que sus palabras sean creíbles, hace poco más de seis años el ex presidente del BPN y ex ministro de Seguridad del último gobierno de Jorge Sobisch, Luis Alberto “Toti” Manganaro, desmintió que él hubiera sido quien pagó un millón y medio de dólares por la compra de tres campos en el departamento de Utracán, provincia de La Pampa. El comprador había sido un estudio contable uruguayo, de esos que se dedican a crear sociedades anónimas fantasmales, que compran a buen precio personas que desean encubrir su enriquecimiento. El negocio, individualizado con el nombre de uno de los campos, de nombre “La Mota” –que alberga un coto de caza de fama internacional- fue investigado en octubre de 2004 por este diario. Se publicó un informe, del que surgía la posibilidad de que el verdadero comprador, a la familia Uría, fuera Manganaro. Aparecía en los registros de cotos de caza de la Dirección de Recursos Naturales de La Pampa como encargado/responsable de La Mota Juan Carlos Santángelo, quien hasta poco antes de la compraventa cobraba como “asesor” en el BPN que presidía Manganaro. En Utracán algunos testigos dieron información sobre la presencia de Manganaro en el campo, quien explicó que sólo había estado allí invitado a cazar por Santángelo. Y dijo esta vez, trasuntando indignación, que la investigación de este diario era “poco seria y mamarrachesca”. Sobisch lo acompañó en la desmentida. No hubo, en cambio, desmentida alguna cuando en abril de 2006 este diario informó que Juan Pablo Bugner había comprado para Manganaro 13 hectáreas en Valentina Sur, por las que se pagaron 234 mil dólares. Después de iniciadas algunas construcciones en el lugar se pudo confirmar que allí se estaba levantando la “vivienda unifamiliar y quincho” (a lo que se agregó una caballeriza) de propiedad de Manganaro. La empresa que construía era Equipos Andina, de Marcelo Dietrich, favorecida por el BPN con algunos contratos como, por ejemplo, el de construcción de la sucursal para jubilados, en Santa Fe y Rivadavia, de la ciudad de Neuquén. También pertenece a Dietrich la empresa Global Solutions, proveedora de teléfonos celulares a la provincia y a la contratista del plan de seguridad, Damovo S.A. Y tendría un departamento en el edificio Arco Iris, de Punta del Este. Dietrich fue uno de los pocos invitados neuquinos que asistieron al tercer casamiento de su amigo Manganaro, el 14 de mayo pasado. Otro amigo que lo acompañó al asiento principal de sus negocios en La Pampa fue Mario Mieville, quien era, en Neuquén, portero del edificio de departamentos de Juan Bautista Alberdi 426, y ahora es el encargado de La Mota. En uno de esos departamentos, perteneciente a Alfredo Esteves, primo del gobernador Sapag, vivió Manganaro cuando, separado de su segunda esposa, Marcela Irañeta, debió dejarle la casa de El Rincón Club de Campo donde vivían. Pareció, con todo lo que tenía en su nueva residencia, que ya despojado de todo cargo oficial, se quedaría allí. Pero no. Ahora su vida transcurre entre La Mota – al parecer, sigue yendo a cazar, ahora invitado por Mieville o por su apoderado general en La Pampa, Roberto Díaz- y Buenos Aires, donde habita un departamento en la calle Charcas al 3000. Manganaro sería propietario de varias sociedades. En las llamadas Latinsur y Compañía Meridiana figuró como presidenta la que fue su secretaria en el BPN, Ema Vázquez. También le pertenecerían Inverpampa S.A., con oficinas en Macachín, y el Piolín S.A.

JORgE GADANO jagadano@yahoo.com.ar


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora