Nowitzki volvió a liderar a los Mavericks para empatar la serie

El alemán jugó con un cuadro gripal pero logró sobreponerse y marcó 21 puntos en la victoria de Dallas 86 a 83 ante un errático Miami. Wade (32) y Bosh (24) los mejores en el visitante.

NBA :: FINALES

Dirk Nowitzki se sobrepuso a una fiebre alta y contribuyó decisivamente al triunfo de los Dallas Mavericks por 86-83 ante los Miami Heat en el cuarto partido de la serie final de la NBA, que queda igualada 2-2.

“Esto son las finales, hay que darlo todo”, dijo un visiblemente agotado Nowitzki en la conferencia de prensa posterior al duelo en Dallas en la noche del martes.

El encuentro fue muy parecido a los tres anteriores, con un baloncesto muy físico, dominado por las defensas, y con mucha emoción hasta el final. Esta vez los Mavericks tuvieron la cabeza más fría que su rival y por eso vencieron.

Nowitzki se despertó con 39 grados de fiebre, después de una noche en la que apenas durmió. Concluyó con 21 puntos, aunque con sólo seis canastas en 19 intentos. Peró el ala-pivot, que en cada interrupción del juego se ponía una toalla fría sobre la cabeza, protagonizó la jugada decisiva.

Con 82-81, a 29 segundos del final, asumió la responsabilidad y dribló a Udonis Haslem para anotar desde cerca una canasta llena de calidad.

“Luchó hasta el límite de sus fuerzas a pesar del estado en el que estaba. Pelear en esas condiciones no es fácil y por eso es una superestrella”, declaró Rick Carlisle, el técnico de los Mavericks.

“Para cualquier persona normal ya es difícil simplemente salir de la cama con 39 grados”, dijo un impresionado Tyson Chandler, pivot de los Mavs. “Y Dirk sin embargo se enfrenta a los mejores jugadores del mundo”.

“He conseguido salir de esta”, añadió por su parte Nowitzki. “Ahora tomaré algunos medicamentos y espero dormir bien y estar preparado para el quinto partido”.

Tras la canasta de Nowitzki, Dwyane Wade anotó un tiro de dos puntos para los Heat, dejando a los Mavericks con uno de ventaja (84-83). Entonces los visitantes hicieron lo lógico, una falta personal rápida.

A Jason Terry no le tembló el pulso y anotó los dos tiros libres, obligando a los Heat a lograr un triple para forzar la prórroga. Pero la jugada de los visitantes fue un desastre y a Wade se le escapó el balón de las manos.

Terry aportó 17 puntos para los Mavericks, que también contaron con las aportaciones de Shawn Marion (16 tantos) y Chandler (13 puntos y 16 rebotes).

Los Mavericks salvaron así una situación muy complicada y el jueves albergarán de nuevo el siguiente encuentro. Ningún equipo en la historia de la NBA logró remontar un 3-1 adverso en una final.

“Estamos en una excelente posición para recuperar el control”, afirmó Terry.

Wade fue el mejor jugador de los Heat al lograr 32 puntos y Chris Bosh agregó 24 tantos. Sin embargo, esta vez les faltó la ayuda de LeBron James, quien apenas hizo ocho puntos después de una serie de tres canastas en 11 intentos.

“La derrota hace que esté más decepcionado por mi actuación. Debería haber hecho más para ayudar a mi equipo. Pero regresaré para el quinto partido”, aseguró James.

El quinto encuentro será el último que se dispute en Dallas. Después, la eliminatoria se resolverá en Miami con los dos últimos partidos, en el caso de tener que llegar al séptimo.

DPA.-


Comentarios


Nowitzki volvió a liderar a los Mavericks para empatar la serie