Nueva Legislatura de Neuquén: un gigante inseguro

Una amenaza de bomba dejó ver que el flamante edificio no tiene planos aprobados por la comuna ni conservador de seguridad declarado. Los bomberos tampoco cuentan con información.



#

El edificio tiene 18.000 metros cuadrados y costó 48 millones de pesos, pero los bomberos no pueden llegar a la puerta principal.

NEUQUÉN (AN).- Una amenaza de bomba lanzada en la noche del martes reveló una serie de irregularidades en la flamante y majestuosa Legislatura de Neuquén.

Es que si bien el edificio comenzó a funcionar con normalidad hace tres meses, no cuenta con planos aprobados por parte del municipio y no registra el obligatorio conservador de seguridad.

Un llamado telefónico dio aviso el martes por la noche de que en la nueva casa de las leyes se había colocado una bomba, justo en un momento en el que los diputados se encontraban en sesión.

Pocos minutos después llegaron al lugar un escuadrón de Bomberos y Policías.

Fue allí cuado se evidenció la primera irregularidad: la autobomba utilizada para la extinción de incendios no puede llegar a la puerta principal del edificio por el limitado tamaño del arco de entrada.

La única alternativa que cuentan los bomberos es utilizar una calle lateral y de tierra, por la que se accede por medio de un portón.

“Por el portón de atrás se puede ingresar, aunque no es lo ideal”, advirtió ayer el subjefe de Bomberos de la Policía provincial, Hugo Millapán.

Desde esa fuerza se advirtió que en la guardia local no cuentan con ningún plano que muestre cómo es el edificio, un elemento fundamental a la hora de actual con rapidez ante un siniestro.

“Lo normal es que estén los planos para saber con qué nos vamos a encontrar cuando entremos”, enfatizó Millapán.

 

Planos desaparecidos

 

Pero las irregularidades no son solo esas.

En el palacio municipal, la mole de 18.000 metros cuadrados de superficie y más 48.000.000 de pesos de inversión prácticamente no existe.

Según aseguró el secretario de Obras Públicas del municipio, Marcelo Gamarra, el edificio no cuenta con un permiso de obra integral, ya que no tiene sus planos aprobados, una exigencia que debe cumplimentarse antes del inicio de la obra.

Según advirtió la directora de Obras Particulares, Alejandra Brasili, “el municipio realizó observaciones en los planos inicialmente presentados por la empresa constructora -Roque Mocciola- pero tras retirarlos para su corrección la firma no los devolvió”.

De esta manera,actualmente el municipio no cuenta con ningún plano referido a la imponente obra.

Como todo edificio de la ciudad, las normativas vigentes en materia de seguridad obligan a los encargados de la Legislatura a designar uno o más conservadores de seguridad.

Estas personas son los responsables máximos ante cualquier tipo de siniestro que se desate en el inmueble.

Pese a esa exigencia, que incluso deben cumplir los comercios, en los registros comunales la Legislatura no ha declarado a ningún responsable para velar por su seguridad.

A menos de tres semanas de la inauguración formal del edificio, que comenzó a funcionar a principios de agosto pasado y tras haber padecido también daños en su techo a raíz de los fuertes vientos, la seguridad de la casa de las leyes y de sus empleados parece estar, contrariamente, a la buena de Dios.


Comentarios


Nueva Legislatura de Neuquén: un gigante inseguro