Nueva muerte enluta al fútbol argentino

Sergio Ariel Rodríguez es la nueva víctima de la violencia en el fútbol. El joven hincha de Boca Júniors fue asesinado antenoche a balazos en la estación de trenes de Avellaneda por un supuesto simpatizante de Independiente, el cual ya estaría indentificado y próximo a ser detenido, según adelantó ayer el ministro de Seguridad Bonaerense, Ramón Verón. El hecho se produjo luego del partido que los “rojos” vencieron a los boquenses.



BUENOS AIRES (DyN).- El ministro de Seguridad Bonaerense, Ramón Verón, aseguró ayer que está identificado uno de los integrantes del grupo que anoche asesinó al hincha de Boca Juniors en la estación de trenes de Avellaneda y anticipó que sería detenido “en las próximas horas”.

Sergio Ariel Rodríguez, de 19 años, murió al recibir un disparo en la cabeza efectuado por un simpatizante de Independiente en la estación ferroviaria de esa ciudad del sur del conurbano, tras el clásico jugado entre el “Rojo” y Boca.

“Ya tenemos identificado a uno de los integrantes del grupo agresor, y en las próximas horas se lo detendrá. A partir de allí habrá más novedades”, señaló Verón, pese a que hasta esta tarde no se habían registrado arrestos.

Y la madre de la víctima, en medio de un inmenso dolor, dejó entrever que conocería al agresor pues preguntó con la voz desgarrada “por qué dejaron suelto a ese pibe si sabían que tenía antecedentes…”.

El joven fue baleado a la salida del clásico que jugaron Independiente y Boca en Avellaneda -que ganaron los “rojos” 3 a 0- por el partido pendiente de la fecha 14 del torneo Apertura de primera división de fútbol.

El trágico episodio, que se suma a la extensa lista negra de víctimas de la violencia en el fútbol, ocurrió antenoche a las 22.30, cuando Rodríguez aguardaba en al andén 3 de la estación de Avellaneda (ex Ferrocarril Roca), la llegada del tren para retornar a su casa en Berazategui.

La Jefatura Departamental de Lomas de Zamora informó que la víctima recibió un disparo en la cabeza que le provocó la muerte en forma instantánea.

Peritos policiales determinaron que el disparo, presuntamente de un arma calibre 22, ingresó por la nuca, sin orificio de salida, por lo que se cree que habría sido realizado desde corta distancia.

De acuerdo con las primeras versiones, Rodríguez y un hincha de Independiente, que se supone conocía a la víctima, discutieron duramente en la estación hasta que el simpatizante “rojo” mató de un tiro al “xeneize”.

Según datos aportados por testigos a la Policía, supuestamente luego de efectuar el disparo el agresor se ocultó entre los cientos de simpatizantes de Independiente que se encontraban en la estación, porlo que fue imposible individualizarlo.

Y fuentes judiciales dijeron que existirían “pistas serias sobre cierta gente” que residiría en la misma zona que la víctima, aunque hasta esta tarde no se habían registrado detenciones, confirmaron voceros de la Comisaría Primera de Avellaneda, donde se inició una investigación por “homicidio”.

En tanto, Verón dijo que uno de los integrantes del grupo supuestamente agresor ya está identificado y sería detenido en las próximas horas.

163 víctimas fatales en sesenta años

El asesinato de Sergio Rodríguez eleva a 163 la cantidad de víctimas fatales que se ha cobrado la violencia en el fútbol argentino en los últimos sesenta años, cuatro de ellas en los últimos once meses.

La muerte de Rodríguez se produjo dos días después de que siete hinchas violentos del club Los Andes, con armas en su poder, amenazaron a los jugadores del equipo y golpearon a uno de ellos después de la derrota sufrida un día antes frente a Argentinos por 5-2.

Tres meses antes, Roque Miranda, de 24 años, fue asesinado en la tribuna del estadio en el que jugaron Talleres y Lanús un partido oficial de la primera división, aparentemente por una lucha interna de la “barra brava” de Talleres por la jefatura del grupo violento.

La muerte ocurrida la noche del martes en Avellaneda es atribuida por la policía a un hincha de Independiente, quien ha sido identificado en las últimas horas.

Los enfrentamientos entre los hinchas de ambos equipos son históricos, pero se han agravado desde 1994. Antes de que se jugara la final de la Supercopa de la Confederación Suramericana de Fútbol que el Independiente ganó al Boca, miembros de la “barra brava” boquense mataron a Osvaldo Bértolo, simpatizante del conjunto de Avellaneda.

En febrero de ese año, hubo 16 heridos con armas de fuego y 189 detenidos tras un choque entre las dos fracciones cuando Boca e Independiente jugaban una copa de verano en de Mendoza.

Graciela Rodríguez, madre de Sergio, el boquense asesinado el miércoles, dijo ayer que no quería que su hijo fuera al estadio, pero que él se “escapaba” sin avisarle y que esta vez había llevado a un hermano de 12 años.

“Espero que detengan al asesino y que se haga justicia”, dijo la mujer a radio Mitre, de esta capital.

Según la mujer, el hermano de la víctima preguntaba “¿Sergio, Sergio, dónde estás?”, porque se habían separado en la estación. “Cuando yo lo vi en la tele no lo podía creer, Otro hermano de Sergio, me dijo que el que estaba tirado en medio de un charco de sangre era él, me quise morir”, señaló la madre.

Gran dolor en la familia del asesinado

BUENOS AIRES (Télam).- Juan Rodríguez, hermano menor de Sergio Ariel, el simpatizante de Boca que fue asesinado a tiros en la estación de Avellaneda tras el cotejo ante Independiente, señaló ayer que “en ningún momento” llegó a pensar que era su hermano “el chico que habían matado”.

“Escuchamos por la ‘tele’ que había muerto un tal Rodríguez de Berazategui, pero nunca nos imaginamos que era mi hermano, porque él no era de meterse en líos. Pero cuando vino un patrullero a mi casa buscando a mi viejo, me di cuenta de que había pasado lo peor”, confesó aún “shokeado” por la noticia Juan Rodríguez a Télam.

El joven, de 18 años, comentó que Sergio, de 19, había ido a la cancha sólo con el menor de sus ocho hermanos, René, de 12, y que éste le contó que ambos estaban “sentados en la estación” cuando vieron venir por las vías a unos hinchas de Independiente que comenzaron a insultarlos.

“René se asustó y salió corriendo, pero Sergio le dijo que esperara porque ellos no habían hecho nada. Mi hermanito no le hizo caso e igualmente trató de escaparse, y ahí fue cuando escuchó los dos tiros y después se dio cuenta que al que habían matado era Sergio”, explicó con un profundo dolor Juan Rodríguez.

El hermano del fallecido señaló que su familia “se enteró, recién a la 1.30. Fue cuando un patrullero vino a buscar a mi padre (Angel) porque tenía que ir a reconocer el cuerpo que estaba en la Comisaría 1ra. de Avellaneda”.

“La seguridad está a cargo del Estado”

BUENOS AIRES (Télam).- La empresa Trenes Metropolitanos, responsable del ex ferrocarril Roca a cuya línea pertenece la estación Avellaneda, donde antenoche fue asesinado de un balazo un hincha de Boca, dijo que la seguridad en esos lugares “corresponde al Estado, ya sea a través de la Policía Federal o las provinciales”.

Según expresó ayer a Télam el gerente de Comunicación de Trenes Metropolitanos, Fernando Jantus, “al momento de ocurrido el hecho había en la estación de Avellaneda efectivos de la Policía de Buenos Aires”.

Según confirmó el vocero de Trenes Metropolitanos, la estación de Avellaneda cuenta con un sistema de seguridad con videocámaras por lo que los incidentes podrían estar filmados y estarían a disposición del fiscal de Lomas de Zamora, Oscar Acevedo, a cargo de la investigación.

En tanto Jantus, de Trenes Metropolitanos, consideró que “la seguridad de la estaciones corresponde al Estado, ya que la empresa no tiene poder de policía”.

En cuanto a la empresa, el vocero señaló que “los días de partido se hacen todos los esfuerzos para que las hinchadas no se crucen y tampoco tengan contactos con los demás pasajeros, y para ello se les destinan vagones especiales para que se trasladen”.

También resaltó “las importantes pérdidas que ocasionan a la empresa las hinchadas”, y que “el domingo último la de Boca destrozó un vagón entero tras el partido con San Lorenzo”.


Comentarios


Nueva muerte enluta al fútbol argentino