Nueva toma desnuda «olvidos» del IPPV

Unas 20 familias ocuparon un sector que el instituto no había destinado para viviendas.





SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Unas 20 familias tomaron tierras fiscales de la provincia y parte de las 35 hectáreas que el municipio negoció con la sucesión González Lera para resolver la crisis habitacional, y anunciaron su decisión de permanecer en el lugar pese a las bajas temperaturas porque son desocupados y no tienen donde ir.

La ocupación pacífica iniciada el fin de semana desnudó un sorprendente olvido del IPPV, ya que las tierras fiscales de provincia donde está instalado la toma fueron adquiridas por el organismo de viviendas hace más de 7 años, tras la quiebra de la cooperativas de Viviendas del gremio gastronómico, Covigast. El remanente de la parcela permaneció baldío desde entonces, sin alambrado ni destino específico hasta el año pasado.

El olvido resulta inadmisible si se tiene en cuenta que la provincia retaceó a Bariloche cupos en los planes Federal de Viviendas I y II con la excusa de que no había tierra a valores sociales.

El abogado de la delegación local, Juan Pablo Álvarez Guerrero, radicó la denuncia ante el juzgado de instrucción 4 tras verificar la afectación del inmueble fiscal con la participación del agrimensor de la provincia. El funcionario confirmó a «Río Negro» que el IPPV adquirió esas tierras -unas 8 hectáreas ubicadas en el sudeste del ejido- cuando Covigast presentó quiebra, porque mantenía una fuerte deuda con el Banco Provincia, y el organismo se hizo cargo de concluir el plan de 130 viviendas del barrio Newenche.

Álvarez Guerrero recordó que el proyecto original de la malograda cooperativa preveía la construcción de 400 casas pero que «el IPPV sólo terminó las 130 que estaban iniciadas» y se abstuvo de responder porque las tierras restantes no fueron aplicadas a viviendas, pese a la grave crisis que soportaba la ciudad.

El intendente Marcelo Cascón se desentendió de la responsabilidad por el avance de los ocupantes sobre las 35 hectáreas ciñendo el problema al status dominial que el municipio todavía no pagó. A primera hora, sugirió a este diario «que le pregunten a Lera» . Por la tarde, en tono más reflexivo, anticipó que el municipio iba a determinar la ubicación de los ocupantes para evaluar si le correspondía intervenir en el conflicto.

El mandatario tampoco quiso hablar sobre el ocultamiento u olvido del IPPV que se vio favorecido por la demora en el relevamiento de tierras comprometido al inicio de su gestión y requerido luego por la ordenanza de emergencia habitacional.

Dos de los ocupantes que permanecieron toda la noche del domingo en una carpa, montando guardia, aseguraron no van a dejar el lugar porque «es tierra fiscal de la provincia que está baldía», información que recabaron en la dirección de Catrastro municipal.

La toma comenzó el domingo en la plaza y reserva fiscal del barrio Newenche, generando una airada reacción de los vecinos que confrontaron con los ocupantes y los empujaron más al sur. El enfrentamiento demandó la intervención de la policía que moderó entre las partes para evitar un brote de violencia y le pidió a los ocupantes que se mantuvieran fuera de los límites del barrio.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Nueva toma desnuda «olvidos» del IPPV