Nuevas líneas de investigación



Actualizado a las 20:50

BUENOS AIRES (DyN) – El juez Carlos Liporace afirmó hoy que abrirá nuevas líneas de investigación para determinar responsabilidades por el envío de 60 kilos de cocaína a España, en tanto que los directivos de la empresa que transportó la droga, Southern Winds, y la abogada de uno de los detenidos, Walter Beltrame, efectuaron acusaciones cruzadas.

La defensora de Beltrame, Stella Maris Castelli, acusó a las autoridades de SW de denunciar tarde y donde no correspondía los hechos para “dilatar la investigación”. La letrada respondió así a una acusación del presidente de la aerolínea, Juan Maggio, quien dijo que Beltrame ordenó el embarque de las valijas sin pasajeros que contenían la cocaína con destino al Aeropuerto de Barajas, en España.

Por su parte el empresario argentino Martín Varsavsky, quien confirmó ser “acreedor” de SW a partir de haber financiado a la línea aérea 6,3 millones de dólares, “creo que es la última vez que voy a hacer algo” en la Argentina. “Yo estoy muy mal por todo lo que pasó y efectivamente leo las noticias. Ahora, para mí fue una desilusión y un golpe enorme y además, si me lo hubieran contado antes de que yo firmara mi préstamo no lo hubiera hecho”, aseguró a Radio 10 desde España.

Varsavsky recordó que antes de concretar un préstamo a la empresa “estudié el pasado de Juan Maggio, me hice asesorar, me dijeron que había ganado muchos premios y que Southern Winds tenía una muy buena reputación y le ofrecí la plata”, que se otorgó el 19 de noviembre del año pasado. Desde los tribunales federales, Liporace no descartó llegar hasta autoridades políticas y administrativas si tuvieron “conductas omitivas que facilitaron” las maniobras, al referirse a una eventual responsabilidad de funcionarios públicos por la existencia de reportes de inteligencia que habrían informado oportunamente sobre las maniobras de narcotráfico y no habrían sido tenidos en cuenta.

Al respecto, el juez en lo penal económico dijo al canal TN que si esos informes existieron, y se los desestimó, “son responsabilidades políticas y administrativas que desconozco, pero en la medida en que esas conductas omitivas puedan haber facilitado las maniobras, van a ser motivo de investigación”. El juez sostuvo que “no” tiene “pensado llamar a declarar al presidente (Néstor) Kirchner ni al ministro de Defensa, José Pampuro”, aunque dijo: “No sé si tengo previsto llamar al secretario de Transporte (Ricardo Jaime), pero en la medida en que sea necesario, no voy a dudar en llamarlo”.

“Es evidente que quienes sean responsables en los organismos de seguridad, por negligencia u omisión, van a ser citados a declarar”, destacó, en diálogo con las radios Rock and Pop y FM Pop. En tanto, Castelli confirmó que su defendido reveló ante Liporace que había una estrecha relación entre Juan Maggio, presidente de SW, y Ricardo Jaime, secretario de Transporte. “Bueno… relativamente… no me puedo referir a la declaración” de Beltrame, “pero él se refirió a instrucciones dadas por la gerencia de los Maggio (hacia sus subordinados), que eran órdenes estrictas que se debían cumplir”, para favorecer a Jaime, deslizó Castelli.

Juan Maggio señaló que “no somos narcotraficantes”, que la aerolínea salió “adelante” gracias a la ayuda del Estado argentino, que al presidente Néstor Kirchner lo conoció cuando la empresa firmó el convenio de cooperación con su administración, y aseguró que no tiene miedo de ser detenido, aunque teme por su vida. En sendas entrevistas publicadas en los matutinos porteños Clarín, La Nación y Página/12, el presidente de SW se defendió y dijo que el joven Beltrame, hijo del ex jefe del Aeropuerto Internacional de Ezeiza comodoro Alberto Beltrame, es un empleado “infiel”.

En tanto, su hermano y gerente general de Southern Winds, Christian Maggio, insistió con que “no tenemos nada que ver con el tráfico de cocaína” y señaló que “siempre ha habido en las empresas aéreas cargos de narcotráfico”. Además sostuvo que el detenido ex empleado de SW, Walter Beltrame, acusó a los directivos de la empresa “para defenderse” y recordó que “fuimos nosotros mismos que denunciamos a los tres detenidos” en la causa.

Finalmente, Carina Rohde, hija del brigadier Carlos Rohde, el ex jefe de la Fuerza aérea que fue relevado el último jueves por el presidente Néstor Kirchner, dijo que “no es justo” el desplazamiento de su padre y consideró que con la decisión se desprestigia aún más la institución militar. La hija del brigadier apartado de su cargo criticó además a los medios periodísticos de ejercer de manera “abusiva” la libertad de prensa, en una carta de lectores precisamente publicada en un matutino porteño, donde defiende a su padre.

Kirchner decidió relevar al brigadier Rohde el último 17 de febrero porque la Fuerza Aérea no le habría informado al Gobierno sobre la existencia del contrabando de 60 kilogramos de cocaína hacia España, un hecho que se produjo en setiembre último pero que recién se conoció seis meses después. La mujer explicó hoy a radio Continental que escribió la carta “por la impotencia de escuchar y leer tantas barbaridades.

Me molesta que haya periodistas que utilizan abusivamente la libertad de expresión, y hay que tener cuidado con lo que se escribe, sobretodo cuando se mancha a una persona como mi papá”.

Nota asociada: La Policía Aeronáutica tendrá nuevo nombre y pasará al Ministerio del Interior  

Nota asociada: La Policía Aeronáutica tendrá nuevo nombre y pasará al Ministerio del Interior  


Comentarios


Nuevas líneas de investigación