Nuevas medidas económicas y sus posibles efectos

El gobierno analiza dar nuevo impulso al consumo. Se teme un mayor rojo fiscal y más inflación.



El gobierno nacional analiza lanzar una serie de medidas económicas que permitan dar un nuevo impulso al consumo, uno de los pilares que sostiene el actual modelo económico.

Los más de cuatro meses de conflicto que mantuvo el gobierno con el campo paralizaron la economía generando un alto grado de incertidumbre entre los inversores y la ciudadanía en general.

La administración de CFK intenta, de esta manera, dar señales al mercado de que la economía se mantiene fuerte y que todavía hay margen para continuar estimulando el consumo.

Según trascendió de fuentes del Palacio de Hacienda, se está trabajando sobre los siguientes puntos:

" Aumento sobre las asignaciones salariales. Los primeros trascendidos señalan que el incremento se ubicará entre el 15 y 25% y que será retroactivo a junio.

" Suba del mínimo no imponible para el pago de Ganancias sobre los asalariados. No estaría definido el piso sobre el que se aplicará este nuevo impuesto.

" Volver las jubilaciones al 82% móvil. Para eso se necesitará el visto bueno del Congreso y es lo que más fondos

se llevará de las arcas de la Nación, en este caso de la Anses.

" Salario mínimo vital y móvil en 1.200 pesos.

Según economistas de la City, el costo fiscal con la aplicación de estas cuatro medidas superaría los 1.500 millones de pesos por año. La mayor parte de esta cifra llegaría de la mano del aumento de jubilaciones.

 

Inflación y caja fiscal

 

Si bien el gobierno necesita dar señales políticas claras para transmitir confianza al mercado, la realidad muestra que todas estas medidas a aplicar en el corto plazo pueden afectar dos variables claves del programa económico K. La prioridad política, evidentemente, no comulga con la salud fiscal.

" La inflación. Continuar presionando sobre la demanda agregada sin duda generará más inflación. Con la actual tendencia que presenta la evolución de precios en estos últimos meses, volver a recalentar la economía vía consumo no es la mejor salida teniendo en cuenta el poco margen que maneja el programa oficial en materia de inflación.

En definitiva: la mayor disponibilidad de líquido con la que contarán los consumidores en sus bolsillos se trasladará en forma lineal a los precios. Un dato no menor cuando se está hablando de una inflación anual proyectada para el 2008 por encima del 25%.

" El otro punto, es la caja fiscal. Con el rechazo de la resolución 125 en el Congreso el gobierno nacional dejó de percibir cerca de 4.000 millones de pesos (1.300 millones de dólares) para éste y el año que viene.

Con las nuevas medidas anunciadas, la administración K deberá contar con 5.500 millones de pesos adicionales (4.000 millones por menores retenciones y 1.500 por estímulo al consumo) para hacer frente a los gastos presupuestarios proyectados si quiere mantener la pauta superavitaria comprometida inicialmente.

A esto hay que computarle también el gasto extraordinario que significa para las arcas fiscales hacerse cargo de Aerolíneas Argentinas. En principio hay una deuda que ronda los 900 millones de dólares que seguramente se refinanciará, pero existe un déficit estructural que presenta la empresa de unos 22 millones de dólares mensuales y esta cifra deberá salir sí o sí de las arcas estatales para poder mantener funcionando la aerolínea de bandera.

(Redacción Central)


Comentarios


Nuevas medidas económicas y sus posibles efectos