Nuevo gesto de acercamiento con la Iglesia

El gobierno volvió a aceitar el camino para que en un tiempo cercano, el presidente Kirchner pueda reunirse con el cardenal Bergoglio. Ayer lo hizo el canciller Taiana. Analizaron diversos temas.



El Comité Ejecutivo del Episcopado, encabezado por el cardenal Jorge Bergoglio, recibió ayer al canciller Jorge Taiana, en un nuevo gesto de acercamiento que podría derivar en una entrevista con el presidente Néstor Kirchner.

Un vocero eclesiástico definió de "muy cordial y distendido" el encuentro en el que se analizaron varios asuntos, aunque descartó que se haya analizado la situación del obispo castrense, Héctor Baseotto, quien criticó duramente la campaña de educación sexual impulsada por el ministro de Salud, Ginés González García.

El canciller Taiana coincidió con esa definición y dijo que "se analizaron muchos temas, sobre todo los vinculados a la política exterior argentina".

La reunión de ayer fue interpretada como una consecuencia del encuentro que mantuvieron el cardenal Bergoglio y el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y abrió perspectivas a una entrevista de los obispos con el presidente Kirchner.

Taiana afirmó que las relaciones del Gobierno con la Iglesia son "las normales", y negó que se hubiera hablado de mediación de la Iglesia por el conflicto con Uruguay por la construcción de las plantas de celulosa y el tema Baseotto.

Participantes de la reunión, que prefirieron no ser identificados, comentaron que la mayor parte del encuentro estuvo centrado en la explicación de Taiana sobre la política exterior del Gobierno, sobre todo en lo referido a América Latina.

Aseguraron además que se habló en muy buenos términos de la relación entre ambas instituciones, y coincidieron en mantener un canal de diálogo abierto permanente.

Los mismos participantes aseguraron que no se habló del obispo Baseotto y tampoco de un futuro encuentro de los obispos con Kirchner, aunque no se descartó que a partir del plenario de los obispos que se iniciará hoy, puede surgir un pedido de los eclesiásticos.

Los obispos mostraron interés en interiorizarse de las condiciones de detención que sufrió el actual canciller durante los 8 años del proceso militar, y dialogaron sobre la marcha de los acontecimientos que provocaron el estallido del 20 de diciembre del 2001 y la caída del gobiern de Fernando De la Rúa.

El encuentro se inició a las 16 en la sede del Episcopado y se extendió por 80 minutos.

Estuvieron presentes junto al Canciller, entre otros, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y por el comité episcopal, además de Bergoglio, los vicepresidentes Luis Villalba (Tucumán) y Agustín Radrizzani (Lomas de Zamora)y el subsecretario del Episcopado, Eduardo Pérez del Lago.

El vocero episcopal calificó la relación con el Gobierno Nacional, de "normal y muy fluida" y elogió el entendimiento logrados en "muchas áreas, como Cáritas".


Comentarios


Nuevo gesto de acercamiento con la Iglesia