“Nunca llegaron la respuesta ni el llamado”



Sigo esperando respuesta señor gobernador Jorge Sapag.

El 29 de julio de este año salió en este diario una carta de lectores en la que explicaba la situación por la que estamos atravesando por culpa del director de tierras de la provincia del Neuquén, Luis Alberto Martínez, ya que nos despojó en forma arbitraria de las mejores tierras que pertenecen a mi familia desde 1957, las cuales teníamos adjudicadas desde que eran territorio nacional. El Sr. Martínez las dio a conocidos suyos. Supongo que deben ser personas importantes ya que las obras realizadas no fueron controladas en forma objetiva por parte de las autoridades competentes en el tema. Además de arrasar con toda planta autóctona de raíz que se encontraba a su paso y molestaba a sus objetivos, dejando importantes claros sin vegetación.

Lo más preocupante es que las autoridades actuales se han puesto de acuerdo en defender esta actitud y como no pudieron dar una explicación validera, optaron por el silencio cómplice.

El 29 de julio, a las 11, recibí un llamado telefónico del secretario privado del gobernador, Natalio Perebroisin, en el que me comentó la sorpresa del señor gobernador por lo que estaba pasando y que iban a averiguar lo que sucedía y me iban a dar una respuesta.

Como los días pasaban sin ningún tipo de explicación, mandé un e-mail a la secretaria privada en el que explicaba mi desesperación. Me llamó nuevamente el secretario privado diciéndome que me quedara tranquilo y que esperara dos días y me darían una respuesta.

Como siempre, no hubo ninguna noticia, nadie llamó ni se comunicó y yo sigo viendo cómo extraños se apropian de mis tierras.

Ahora, Jorge, recuerdo que siendo vicegobernador y yo delegado de la Villa desayunamos en privado en una oficina y me manifestaste tu proyecto de gestión futura y parte de la misma consistía en el respeto al ciudadano, el diálogo, no permitir la corrupción a ningún funcionario y la honestidad como piedra fundamental.

Lamentablemente, conmigo y mi familia estos ítems están en duda.

Realmente ya no me importa si esto es un favor o compromiso político o no. Yo exijo que me den una respuesta por escrito, lo antes posible, en la que se me explique qué pasa y cómo piensan subsanar y reponer mis tierras, que las tengo con mi familia por derechos adquiridos.

Raúl Oscar de Gregorio

LE 7.569.566

Villa Pehuenia


Comentarios


"Nunca llegaron la respuesta ni el llamado"