“Nunca más depositó un peso”

A los habitantes de Las Grutas y del resto de Río Negro quiero contarles una historia y alertarlos. Desde hace un tiempo mi madre le alquila la propiedad que tiene en ese balneario –en la calle Bariloche 243, frente al complejo de casas del ACA– a un señor que en febrero de este año dejó de pagarle. Pese a todas las esperas, las charlas y demás intentos de llevar las cosas por la vía del entendimiento, esta persona nunca más depositó un peso. Quiero aclarar que mi madre tiene 78 años y padece una enfermedad cognitiva degenerativa progresiva (los que tienen un familiar con esta enfermedad saben a lo que me refiero y todos los padecimientos que conlleva) y, después de trabajar durante toda su vida, esta propiedad y su jubilación le garantizaban una asistencia médica acorde con sus necesidades. Pues bien, por decisión de este señor eso no sucede desde hace ya casi nueve meses. Pero eso no es todo: recibí el llamado de una persona amiga que me preguntó si habíamos vendido la propiedad, porque un familiar suyo, de visita en Las Grutas, le preguntó a este señor por el local que tiene la propiedad y esta persona le contestó que se lo alquilaba para la temporada 2011 y que también tenía un monoambiente para alquilarle, dentro de la propiedad. Esta historia la relato para alertar a toda la población de Las Grutas y a los posibles interesados en alquilar locales y demás, porque tarde o temprano este señor va a ser desalojado y la persona que le haya alquilado el local o lo que sea de esa propiedad va a perder todo lo que haya abonado porque ese inmueble no le pertenece y además enfrenta un juicio de desalojo. A los incautos y confiados como yo les recomiendo que tomen todos los recaudos antes de buscar alguna propiedad para alquilar en el balneario. El móvil de esta carta es alertar a todas las personas que de buena fe puedan caer en manos de gente que vive del esfuerzo de los demás. A nosotros únicamente nos queda seguir la vía de la Justicia, en la que tenemos fe, y esperar que no sea demasiado largo. Seguiremos pagando los impuestos que le corresponderían por contrato (municipalidad y agua), ya que obviamente si está viviendo gratis desde hace nueve meses no es su preocupación pagar, y defenderemos lo de mi madre, que lamentablemente por esta enfermedad cruel sola no puede. A sabiendas de exponernos, después de que se publique esta carta, a que al fin nos entregue la propiedad deteriorada a pesar de que le fue alquilada en impecables condiciones, solamente queremos aportar un granito de arena y seguir luchando para desenmascarar a toda esta gente. Patricia Laura Brunello DNI 14.598.696 Cipolletti

Patricia Laura Brunello DNI 14.598.696 Cipolletti


Comentarios


“Nunca más depositó un peso”