“Nunca más un gobierno de facto. Juicio y castigo para ellos y la otra cara”




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Quiero manifestar mi adhesión y coincidencia con lo expresado por Hugo Capellán en su carta publicada en esta sección el 18 de abril. Mi padre está con arresto domiciliario por un operativo que se desarrolló en Cutral Co del 14 al 15 de junio de 1976; su participación fue la de haber cumplido la orden del 2º comandante de Neuquén: detener a Pedro Maidana. El operativo estaba a cargo del teniente coronel Castellanos. Mi padre se desempeñaba como oficial de Educación Física. Ese 14 de junio se presentó en la escuela vespertina a la que asistía Pedro Maidana y presentándose con nombre y apellido les comunicó a los directivos que tenía la orden de llevar a Maidana a la comisaría de Cutral Co, procedimiento acompañado por un subcomisario a cargo de la diligencia administrativa. Una vez en la comisaría le ordenaron retirarse y presentarse al día siguiente a las 5:30. Al hacerlo le informaron que debía retirarlo del hospital y llevarlo a la U9. Cuando en el hospital vio el estado en que se encontraba el joven decidió trasladarlo en ambulancia hasta el Comando para que lo revisara el médico de allí en la guardia. Ya en el Comando fue llamado y recriminado con mucha dureza por haber trasladado al detenido sin esposas, siendo que era considerado peligroso. Mi padre cuestionó el estado en que se encontraba el muchacho cuando lo había retirado del hospital de Cutral Co y contestó que en el Ejército nunca se habían usado esposas. Allí se le ordenó que lo trasladara a la Unidad 9, donde lo registró y se retiró. Todo el procedimiento se realizó sin ejercer fuerza alguna, ni física ni verbal, identificándose con nombre y apellido ante cada persona que se presentó y a la vista de muchos. Todo está acreditado por testigos y el mismo Pedro Maidana. Esta actuación y anteriores cuestionamientos por injusticias para con él le valieron el retiro obligatorio unos meses después y el comienzo de las persecuciones en cada cargo docente que asumía. Por esa conducta que el Ejército condenó, hoy con 74 años y muy enfermo no puede recuperar “el honor y la dignidad” que durante toda su vida supo ganarse en su trabajo con principios, conducta y compromiso de persona de bien. Formó una familia con los mismos valores y la convicción de que la democracia hay que defenderla con ideas y acciones en todos los ámbitos donde uno transite. Ahora me pregunto: ¿no fue un gobierno justicialista el que indultó a los máximos responsables de la historia más sangrienta de nuestro país? ¿Dónde estaban y a qué partido pertenecían los funcionarios que hoy están en el gobierno nacional cuando Luder firmaba la autoamnistía? Hay jueces obsecuentes y otros que por intereses personales los utilizan para lograr un ascenso, fiscales mediáticos que aspiran a jueces y desprestigian la Justicia. ¿Cómo podría saber mi padre que ese procedimiento era ilegal o que podía pertenecer a una asociación ilícita? No vio ni podía saber lo que pasaría después de esa detención. No todos los que pertenecieron al Ejército estaban al tanto de los hechos aberrantes que se cometían, se encargaban de mantener cierta reserva, y si se lo hubieran ordenado ¡se hubiera negado! Fue esa conducta de vida la que lo llevó a la baja del Ejército. Cabe recordar aquí que ya en 1975 se firmaba el decreto de aniquilación de la subversión. La decisión de “combatir” los grupos armados –ERP, FAR, Montoneros– partió de un gobierno democrático. ¿Están arrestados o son enjuiciados los responsables y participantes de esto? El Ejército continuó y profundizó esto con un golpe de Estado. Esta metodología no caben dudas de que fue aberrante y condenable, pero para quienes tomaron las decisiones y las llevaron adelante. Reitero: mi padre no secuestró ni maltrató física ni verbalmente a nadie nunca en su vida. Hoy, además de estar arrestado, no tiene la posibilidad de defenderse según lo marca la ley, con un juicio justo... pareciera que a algunos les conviene la postergación indefinida de estos juicios. Roberto Maier, DNI 21.447.682 - Neuquén

Roberto Maier, DNI 21.447.682 - Neuquén


Comentarios


“Nunca más un gobierno de facto. Juicio y castigo para ellos y la otra cara”