Nutrido mitin técnico del Frente para la Victoria

En Cipolletti, más de 800 personas definieron líneas programáticas electorales con Pichetto, Arriaga y Weretilneck

CIPOLLETTI (AC).- Más de 800 personas -el número superó todas las previsiones e inyectó optimismo de cara al futuro- saturaron ayer el amplio salón de la escuela 53 en la primera jornada de los «Encuentros Programáticos 2006» del Frente para la Victoria, con los miembros de la fórmula más firme que hasta ahora tiene esa coalición, Miguel Pichetto-Julio Arriaga, su sostén principal en el Alto Valle Alberto Weretilneck, y dos ausencias notables. Una, anunciada, la del roquense Carlos Soria, y otra imprevista, la del barilochense Alberto Icare quien, según se dijo, tenía cuestiones de protocolo ineludibles en su ciudad, como actos por Malvinas.

En la primera fila de las 500 sillas estaba sentada Silvina García Larraburu, de controversial relación con Icare, a quien ni siquiera se la nombró pese a que era una estrella en épocas no lejanas, cuando secundaba a Arriaga para una banca en el Congreso.

Pichetto sintió el «borombombón, borombombón, Miguel Pichetto gobernador», en al menos en tres ocasiones, estribillo que le abrió un gesto de euforia con pizca de revancha porque no lejos estaba sentado el legislador peronista Mario Colonna, quien habría fogoneado la probabilidad de un enroque en la fórmula entre el senador kirchnerista y el diputado cardiólogo cipoleño.

Para sus organizadores, la jornada de ayer fue un éxito de público –técnicos, profesionales, vecinalistas, docentes, dirigentes sociales, gremialistas, representantes de entidades intermedias, concejales, diputados y demás– y una mezcla de acto político-partidario y encuentro técnico de la coalición que integran el PJ, el Frente Grande, Sur del icarismo, el Partido de la Victoria de Enrique Muena y fuerzas sociale como el Movimiento Evita de Ernesto Paillalef, Barrios de Pie de Mateo Canosa y la Federación de Tierra y Vivienda de Pedro Rodríguez, entre otros.

Esto, porque hubo un espacio para discursos fogosos, con críticas al gobierno y de propuestas amplias, y otro para que varias comisiones analizaran puntos concretos como educación y salud.

Pichetto puso de relieve la presencia en la sala de la cúpula de la Unter con Carlos Tolosa como figura excluyente.

Weretilneck dio la bienvenida con una exhortación a profundizar el trabajo. Arriaga insistió en que «las propuestas se hacen, como en este caso, de abajo hacia arriba», precisando además que «todo estará listo y se presentará en la quinta jornada de estos encuentros, en Jacobacci, en noviembre», y Pichetto recorrió el mismo itinerario de razonamiento que había ya adelantado en el Club Cipolletti la semana pasada.

Así, resaltó la gestión de Kirchner y su apoyo a Río Negro porque según él todas las obras que inaugura el gobernador radical Miguel Saiz son con fondos de Nación, dijo que la Educación será «prioridad uno» endulzando las orejas de Tolosa porque también anunció que en su gobierno el 30 por ciento del presupuesto provincial irá hacia todo lo educativo, reiteró que se potenciará la minería, la actividad petrolera, ahora desatendida, y que el estado mediará con firmeza en el tema frutícola, y se pronunció, una vez más, por la creación de la Universidad Nacional de Río Negro.

«Somos el gobierno que viene», proclamó Pichetto, desnudando una estrategia tejida de antemano que descarta al FPV como simple alternativa a la Concertación radical y lo intenta colocar, en cambio, por encima de los avatares preelectoralistas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora