Obama limitará el acceso a los paraísos fiscales

Anunció reforma impositiva para evitar la evasión. También tributarán firmas con filiales en el exterior.




WASHINGTON (DPA/AP).- El presidente estadounidense Barack Obama anunció ayer el envío una batería de medidas al Congreso para "detectar y perseguir´´ a los evasores de impuestos, además de investigar sus refugios fiscales en el extranjero.

En vista del gigantesco déficit fiscal de Estados Unidos, Obama se propone restringir el acceso a paraísos fiscales de empresas y ciudadanos estadounidenses ricos, según un plan que dio a conocer en Washington.

El nuevo plan de reforma del sistema fiscal busca también cerrar fisuras legales que permiten "pagar menos impuestos si se crea un puesto de trabajo en Bangalore, India, que en Buffalo, Nueva York´´, señaló el presidente. "La mayoría de los americanos pagan sus impuestos, pero hay todavía demasiados que no lo hacen", sostuvo Obama.

La iniciativa está destinada a modificar el trato legal de las subsidiarias en el extranjero que abren corporaciones estadounidenses a fin de evitar el pago de impuestos en Estados Unidos y en otros países industrializados.

El mandatario también pidió más transparencia en cuentas bancarias que los estadounidenses mantienen en paraísos fiscales como las islas Caimán.

El presidente -que ya habló del tema durante su campaña electoral- dijo que su plan generará 210.000 millones de dólares en nuevos impuestos en los próximos 10 años y facilitará que las empresas generen empleo en Estados Unidos.

La cifra supone una cantidad muy modesta en medio de un déficit federal que se espera llegue a 1,2 billones de dólares en 2010.

Los planes de Obama podrían desencadenar conflictos con las grandes multinacionales estadounidenses. Y se espera que el Congreso, que debe aprobar las medidas, rechace partes del plan, especialmente la oposición republicana.

Según estimaciones oficiales, en el año 2004, el último del que se cuenta con datos completos, por lo menos unos 700.000 millones de dólares de beneficios acumulados por empresas estadounidenses en el extranjero han sido depositados en cuentas de ultramar y sólo 16.000 millones de dólares fueron recaudados en concepto de impuestos.

De acuerdo con la legislación actual, las compañías de Estados Unidos pueden posponer de forma indefinida el pago de impuestos sobre beneficios que declaran haber obtenido en el extranjero si no repatrian los fondos. "Es un código impositivo lleno de agujeros que posibilitan de forma legal que las compañías eviten pagar su justo tributo", dijo.

El plan también apunta a modificar la normativa que posibilitó que miles de estadounidenses pudientes abrieran cuentas en el extranjero y evitar transferencias al fisco.

En concreto, se busca aumentar el intercambio de información y extremar las sanciones a los evasores fiscales.

"Estamos empezando a actuar contra aquellos americanos que doblen o quiebren las reglas". Obama anunció que las autoridades impositivas serán reforzadas con 800 agentes que controlarán cuentas bancarias en el extranjero en busca de evasores.


Comentarios


Obama limitará el acceso a los paraísos fiscales