Obama pide respaldo para la reforma migratoria

Ayer reclamó que se empiece a tratar la iniciativa, aunque no dio fechas y advirtió que necesita del aval de los legisladores republicanos para lograr su aprobación en el Congreso.



#

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presionó ayer para que el Congreso apruebe la reforma migratoria, pero no anunció ni una iniciativa nueva ni fecha concreta alguna para implusar un cambio en un proyecto estancado desde hace años, argumentando una vez más que le falta apoyo republicano. “Estoy listo para avanzar (…) pero sin el apoyo bipartidista no podemos resolver este problema. La reforma no puede pasar sin los votos republicanos, esa es la realidad política y matemática”, dijo Obama en su primer gran discurso centrado exclusivamente en la inmigración. “El sistema (migratorio) está roto y todo el mundo lo sabe”, aseguró en su alocución de media hora en la American University de Washington. Según denunció, muchos de los senadores que antes apoyaban una reforma migratoria ahora “se han echado atrás” acosados por “presiones partidistas” y la política en un “año de elecciones”, en referencia a los comicios de medio término de noviembre en los que se renovará toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. En este sentido, advirtió que en caso de no lograr una reforma a nivel nacional más estados decidirán “tomar las riendas” y aprobar leyes propias tan “controvertidas” como la de Arizona, una normativa que calificó de “mala idea”. Obama alertó además que estas leyes estatales tienen el “potencial de violar los derechos de ciudadanos estadounidenses y residentes legales” porque estos “podrían ser detenidos o interrogados simplemente por su aspecto o por cómo hablan”, dijo. Además, continuó, en caso de que más estados decidan seguir este camino, Estados Unidos afrontará la posibilidad de que “se apliquen reglas diferentes para la inmigración en diferentes partes del país”, algo que calificó como un “parche de reglas migratorias locales cuando todos sabemos que lo que se necesita es un estándar nacional claro”. Sin embargo, tampoco en este aspecto reveló qué va a pasar con la controvertida ley de Arizona, que según la Casa Blanca sigue siendo “analizada” por el Departamento de Justicia para ver si será apelada en los tribunales. El discurso de Obama sobre la inmigración constituye el punto culminante de varios encuentros mantenidos esta semana por el mandatario tanto con grupos pro-reforma migratoria como con el caucus hispano, el bloque de congresistas de origen latinoamericano en el Capitolio. Observadores atribuyen este renovado interés en una cuestión que lleva meses renqueando a las elecciones de noviembre, consciente la Casa Blanca del potencial voto de la comunidad hispana, ya la primera minoría del país. Con todo, líderes civiles y religiosos dejaron claro que siguen esperando “acciones” concretas y un mayor liderazgo de Obama en esta cuestión. (DPA)

El mandatario ya impuso la reforma de salud y se analiza la financiera. Ahora pide cambios en marco migratorio.


Comentarios


Obama pide respaldo para la reforma migratoria