Obama recibe auxilio británico en Afganistán

Brown enviará 500 soldados más, mientras Obama revisa su estrategia en ese país. Los militares piden más efectivos, pero el conflicto pierde popularidad en EE.UU.



#

Las ofensivas de los talibanes han ocasionado fuertes bajas a las tropas occidentales y la situación parece no mejorar.

WASHINGTON (AFP).- Estados Unidos está "agradecido" con Gran Bretaña por su decisión de enviar 500 soldados adicionales a Afganistán, declaró ayer la Casa Blanca, mientras el presidente Barack Obama define si envía más efectivos al convulsionado país asiático.

El Primer ministro británico Gordon Brown anunció ayer el envío de esos efectivos para reforzar la coalición internacional que dirige Estados Unidos contra los talibanes y la red Al Qaeda en Afganistán. "A lo largo del proceso hemos coordinado cada paso ( en la estrategia americana) con nuestros aliados", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Brown dio tres condiciones para ello, entre ellas, que los demás países de la OTAN asuman también una "carga justa" en el aumento de tropas. Asimismo, el premier espera que el gobierno afgano haga también el aporte necesario de efectivos. Como tercera condición, Brown pidió que se entregue a todos los soldados el equipamiento necesario para la misión.

Con la medida anunciada, la cifra de soldados británicos en Afganistán ascendería a 9.500.

Después de Estados Unidos, el Reino Unido es el país que más tropas aporta para la misión internacional en Afganistán.

Desde comienzos del operativo en octubre de 2001, 221 soldados británicos han muerto en el país asiático, 37 de ellos desde fines de julio de este año.

El envío de efectivos británicas se conoció justo antes de que el presidente Barack Obama se reúna por quinta vez con su consejo de guerra, para decidir si refuerza la presencia militar estadounidense con nuevos efectivos.

Obama, recibió ayer a su consejo de Seguridad Nacional un día después de haber dicho que "en las próximas semanas" decidirá si envía más tropas.

Obama indicó que decidirá la estrategia "en las próximas semanas", y en ese momento dirá si moviliza varias decenas de miles de soldados adicionales a los 65.000 ya desplegados en el país, como reclama su comandante en el terreno, el general Stanley McChrystal.

El miércoles se reunió en la Casa Blanca con su consejo de Seguridad Nacional, que incluye al vicepresidente Joe Biden, el secretario de Defensa Robert Gates y la secretaria de Estado Hillary Clinton . "Son muchas piezas que deben encajar", dijo su portavoz, Robert Gibbs, "desde los puntos de vista militar, civil y diplomático". El ritmo de las reuniones ultrasecretas de Obama con sus generales, ministros, diplomáticos y encargados de la seguridad nacional se intensificó en los últimos tiempos. Hay otra cita prevista para la semana próxima.

Obama ha recibido diversas recomendaciones del general McChrystal, cuya preferencia sería el envío de otros 40.000 hombres, cuando el mandatario está enfrentado a la creciente oposición entre los estadounidenses a una guerra de ocho años de antigüedad y cada vez más sangrienta.

Incluso sus más altos colaboradores parecen estar divididos.

El vicepresidente Biden favorecería un enfoque antiterrorista que apunte más a Al Qaeda que a los talibanes, en tanto Hillary Clinton y Robert Gates tendrían una visión más amplia.


Comentarios


Obama recibe auxilio británico en Afganistán