Obama y Bush discutieron cara a cara sobre la crisis

El presidente saliente y el electo definen transición. Demócratas ya "revisan" unas 200 decisiones.



WASHINGTON (Télam/AFP). El presidente electo de Estados Unidos, el demócrata Barack Obama, se reunió ayer por primera vez con el actual mandatario, George W. Bush, en un encuentro que tuvo como escenario la Casa Blanca y a la crisis económica y la transición como los temas centrales de la agenda.

Los dos hombres se saludaron con un apretón de manos, mientras que sus esposas -Laura Bush y Michelle Obama- lo hicieron con un rápido abrazo. Luego los cuatro posaron para las fotos en el frente de la mansión. Eran exactamente las 14 (17 de Argentina). Mientras Obama y Bush dialogaron en el Salón Oval, sus esposas recorrieron la zona residencial del edificio. Las dos hijas pequeñas de Obama, Malia, de 10 años, y Sasha, de 7, se quedaron en Chicago para asistir al colegio.

Si bien el encuentro tiene un simbolismo muy fuerte, ya que fue la primera vez que Obama visitó el mítico Salón Oval, a poco más de un mes de su llegada al poder lo más importante de la transición continuó en manos de los técnicos del hasta ahora senador por Illinois.

Y en ese sentido, John Podesta, responsable del equipo encargado de la transición, declaró en una entrevista en Fox News que Obama ya está revisando algunos decretos firmados por Bush.

En declaraciones al The New York Times, Podesta señaló también que "hay muchas cosas que el presidente puede hacer usando su autoridad ejecutiva sin esperar a la acción del Congreso".

El asesor de Bush agregó que cree "que veremos a este presidente hacerlo". Según Podesta, el demócrata quiere entrar en acción desde el primer momento y podría hacer uso de sus atribuciones ejecutivas para anular algunas de las medidas puestas en marcha por Bush durante su mandato.

La transición, la crisis económica y financiera y las guerras en Irak y Afganistán fueron los temas en la agenda de la reunión que duró poco más de una hora entre Obama y Bush, la primera tras las elecciones del pasado martes.

Concluido el encuentro, Obama se retiró de la Casa Blanca sin realizar declaraciones. Luego un vocero sólo explicó que Obama "saludó al presidente Bush por su compromiso para una transición en calma y por su hospitalidad". Stephanie Cutter agregó que las conversaciones fueron "productivas y amistosas".

Pero distintas fuentes consultadas por la cadena CNN revelaron también que el encuentro entre ambas esposas no se limitó a un "tour" por la Casa Blanca, ya que Michelle planteó las diferencias que tiene en temas sensibles como por ejemplo la investigación de las células madre.

En ese sentido, Podestá manifestó que el gobierno de Bush "actuó de forma agresiva para hacer cosas que probablemente no van en el interés del país", no sólo por las células madre, sino también en temas referidos a la explotación petrolífera. Durante su mandato, el presidente Bush vetó un proyecto de ley para facilitar la investigación con células madre y autorizó la perforación de tierras de Utah para extraer gas y petróleo, a lo que se oponían ecologistas.

En ese sentido, el diario The Washington Post reveló ayer que el equipo de Obama está revisando al menos otras 200 órdenes ejecutivas de la era Bush para considerar su derogación. El diario apunta que la legislación sobre el aborto y las políticas sobre medio ambiente están siendo revisadas por el equipo de transición. Quizá, una de las más esperadas es el cierre del centro de detención de EE. UU. en la base naval de Guantánamo, Cuba.


Comentarios


Obama y Bush discutieron cara a cara sobre la crisis