Obesidad, maternidad y cirugía



Las madres obesas tienden a tener hijos que se vuelven obesos. Sin embargo, un innovador estudio sugiere que la cirugía para perder peso puede ayudar a romper ese ciclo no saludable de una manera inesperada, al afectar el comportamiento de los genes de los hijos. En el primer estudio de su tipo, investigadores canadienses estudiaron a niños nacidos de mujeres obesas, así como a sus hermanos y hermanas concebidos después de que la madre se sometió a una cirugía de reducción de la obesidad. Los hijos nacidos después de que la mamá perdió mucho peso fueron más delgados que sus hermanos y tuvieron menos factores de riesgo que los predispusieran a sufrir diabetes o cardiopatías más adelante en su vida. Asimismo, los investigadores descubrieron que diversos genes relacionados con problemas de salud y vinculados a la obesidad trabajaron de manera diferente en los hermanos más jóvenes que en sus hermanos y hermanas mayores. Naturalmente, la dieta y el ejercicio desempeñan un papel muy importante en el peso de los hermanos menores, y se trata de un estudio pequeño. Sin embargo, los resultados sugieren que los niños nacidos después de la operación de la madre pueden tener una ventaja. ¿Por qué habría una diferencia? No es que la madre transmita genes diferentes, sino que la manera en que esos genes funcionan en el cuerpo de su hijo es distinta.


Comentarios


Obesidad, maternidad y cirugía