Objeciones de abogados



VIEDMA (AV)- La abogada Moira Revsin -especialista en temas familiares- plantea dos puntos básicos de reflexión.

El primero es el acortamiento de los plazos. “No está expresamente indicado en el texto en qué plazo se debe resolver todo el proceso sino que podría ser una consecuencia” de la puesta en marcha del sistema propuesto. “El problema -agregó- es que este efecto tiene como correlato el cumplimiento de una condición esencial: el buen funcionamiento de la norma”. Destacó que “en Río Negro faltan más jueces, más personal, así como también los lugares aptos para desarrollar la actividad y brindar una buena atención”.

Advirtió que “no se debe actuar en forma precipitada, porque después no es sencillo corregir errores estructurales. Se podría aprender de los errores ajenos más que limitarnos a copiar sus leyes”. Aludió que “la implementación de un proceso similar en Buenos Aires” derivó en que “los tribunales quedaron saturados de trabajo y colapsaron”.

La segunda cuestión es que “hubo una desinformación del tipo de procesos que quedarían comprendidos”. Por caso, “la adopción y el divorcio por mutuo consentimiento tiene una regulación del Código Civil”, por lo cual “es imposible que el legislador realice algún tipo de modificación. En cambio no se ha instrumentado ninguna modificación a los procesos sucesorios, de alimentos ni de violencia familiar, que sí podrían haberse modificado, pero expresamente prefirieron no hacerlo”.

Su concreción en “plazos tan acotados es intentar manipular a la gente sin fundamentos válidos y tratar de tener consenso” cuando “no tienen un adecuado tratamiento legislativo”. (AV)

Nota asociada: Crecen causas judiciales de familia en Río Negro  

Nota asociada: Crecen causas judiciales de familia en Río Negro  


Comentarios


Objeciones de abogados