Obras clandestinas son del tamaño de una ciudad

inspectores tiene la ciudad de Neuquén, que sólo verifican o controlan obras declaradas.



1
#

La tragedia del supermercado dejó siete víctimas fatales.

2
#

Demasiado peso para una estructura que no estaba preparada.

3
#

En algunos casos esperan denuncias de vecinos para verificar.

Ni antes ni después de la tragedia del supermercado. Los municipios de la región tienen escasa dimensión de las construcciones clandestinas.

Varias comunas admiten que no existen registros de los miles de metros cuadrados edificados sin permiso municipal; que carecen de recursos de detección, y que los inspectores son insuficientes.

Tampoco parece haber planes inmediatos de mayores controles.

Por si fuera poco, en los municipios donde dicen verificar, reconocen que lo hacen sobre los planos y no sobre las construcciones.

Es decir que si el plano dice una cosa y el constructor hace otra, no hay forma de enterarse de la calidad de la obra.

La mayoría de los municipios no pudo contestar la pregunta de “Río Negro” sobre cuántos metros de obras no declaradas o clandestinas tienen bajo su jurisdicción (ver recuadros en estas páginas). Algunos de los datos se pudieron estimar más desde un padrón de contribuyentes que desde una estadística concreta de construcciones.

Los menos tienen alguna información, aunque a todas luces incompleta.

Esta realidad parece desnudar que el fin recaudatorio puede más que el control de una obra que se ajuste a las exigencias de seguridad. Nadie admite ese objetivo recaudatorio, pero lo cierto es que las regularizaciones ocurren sólo cuando se lanzan moratorias municipales.

Se amparan algunos funcionarios en que si las obras son clandestinas es porque no hay forma de conocerlas y que las comunas no tienen mecanismos para detectar obras ilegales. Son pocos los municipios que realizan la recorrida de inspectores para detectar movimientos de construcción. Pero en este punto, no hay comuna que tenga los inspectores suficientes para abarcar la ciudad.

Datos muy oscilantes de Neuquén

En Neuquén, si bien las cifras varían en porcentajes que no son menores, se puede concluir que hay entre 500.000 y 700.000 metros cuadrados de construcciones ilegales, dato admitido en distintas circunstancias por funcionarios de la comuna.

Sin embargo, algunos se animan a decir, sin admitirlo públicamente, que en la capital provincial la cifra podría llegar incluso hasta el millón de metros cuadrados construidos clandestinamente.

Si tomamos una cifra intermedia de lo construido sin permiso en Neuquén, por ejemplo 650.000 metros cuadrados, podríamos decir que esas construcciones equivalen a una localidad como Villa La Angostura, donde precisamente los metros declarados construidos legalmente alcanzan unos 650.000 metros.

Si hacemos otro cálculo podemos decir que 650.000 metros cuadrados podrían equivaler a 6.500 casas de cien metros cuadrados cada una. Si en cada casa viven cuatro personas, estaríamos hablando de una población de 26.000 personas en total que viven en construcciones no declaradas, con dudosas medidas de seguridad y sin ningún control del estado. Si hablamos de casas de menos metros cuadrados, la cifra de personas crece de manera alarmante. Esa población es casi equivalente a la actual de Allen, que según el último Censo, tiene poco más de 27.000 habitantes.

Aunque algunas obras reúnan todos los requisitos exigidos, el no declararlas las convierte automáticamente en clandestinas.

La escasa precisión sobre la cantidad de obras clandestinas, no declaradas, que existen realmente en la ciudad de Neuquén quedó en evidencia luego de la tragedia en la Cooperativa Obrera.

En diciembre de 2011, el ministro de Economía y Obras Públicas, Omar Gutiérrez, anunciaba que mediante un relevamiento aéreo se detectaron unos 800.000 metros cuadrados de construcciones no declaradas en el ejido de la ciudad. Se trataba de mejoras y ampliaciones en edificaciones superiores a los 100 metros cuadrados.

El 26 de octubre de 2012, un día después de la tragedia, el subsecretario de Planificación Urbana de quien depende la dirección de Obras Particulares, Sergio Rivas, anunció en una conferencia de prensa que en la ciudad de Neuquén existen unos 500.000 metros cuadrados de construcciones no declaradas.

El funcionario explicó en la reunión de la Comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante, donde citaron a funcionarios municipales para explicar detalles de la obra que se derrumbó sobre la Cooperativa Obrera, que “según una nota publicada por el diario Río Negro, el 31 de diciembre de 2011, el ministro Gutiérrez aseguró que en Neuquén existen 800.000 metros cuadrados de construcciones no declaradas. Según estimaciones nuestras, en base a esos datos, podemos afirmar que existen en total unos 500.000 metros cuadrados de construcciones clandestinas”. No pudo dar precisiones ni explicar sobre qué base y análisis se realizó esa estimación.

Con datos aportados por el presidente del Colegio De Arquitectos de Neuquén, Eduardo Mathkovich, se aseguró que en todo el ejido de la ciudad hay 3.000.000 de metros cuadrados de construcciones terminadas o en proceso de terminarse que están declaradas y que cumplieron con todos los trámites legales.

Blanqueo gigantesco en Roca

Las obras no declaradas no son sólo patrimonio de Neuquén.

También en Roca, por ejemplo, concluyó un plan de regularización que sumó 360.000 metros cuadrados construidos sin permiso del municipio.

En estos días de estima que en la ciudad existen unos 25.000 metros cuadrados que no figuran en ningún registro y que por lo tanto jamás fueron inspeccionados. (Ver aparte).

(Agencias Neuquén, Roca, Cipolletti, Bariloche, Viedma, San Antonio, Villa La Angostura)

26.000


Comentarios


Obras clandestinas son del tamaño de una ciudad