Obvio: ahora China pide privilegios

Acordado el swap de monedas, exige prioridad en las licitaciones



ECONOMÍA NACIONAL

El plan del gobierno a inicios del 2014 era cerrar los juicios del Ciadi, arreglar la deuda con el Club de París e indemnizar a Repsol por la expropiación de YPF. Todo ello con la intención de salir a los mercados a tomar nueva deuda, que permitiera financiar los desajustes macroeconómicos acumulados desde el 2011.

El plan se derrumbó en junio, cuando la Corte Suprema de EE. UU. dejó firme el fallo del juez Griesa que obliga a pagar a los fondos buitre el 100% de sus acreencias. En ese marco, la salida a los mercados financieros quedó obstruida.

Desde ese momento, China pasó a ser una pieza clave en el tablero económico del gobierno.

La visita del presidente Xi Jinping, en julio último, fue toda una señal y sirvió para terminar de cerrar distintos convenios en materia económica entre la Argentina y el gigante asiático.

En dicha ocasión se firmó el acuerdo por el swap de monedas entre el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y el Banco Central de China. Dicho instrumento permitió que las reservas del BCRA crecieran por u$s 4.000 millones entre noviembre y diciembre.

La visita de julio incluyó también la firma de veinte convenios bilaterales que involucran inversiones chinas por más de u$s 7.500 millones. Allí se incluyen los trenes y las represas hidroeléctricas de Santa Cruz.

En ese marco y en busca de garantizar la llegada de los capitales chinos, la sesión del próximo lunes 29 de diciembre en el Congreso incluirá la aprobación de dichos convenios, en los que se garantiza el “proceso de adjudicación más ventajoso”, en relación con obras similares con capitales extranjeros de otros países, y se permite la “adjudicación directa” en caso de tratarse de capitales chinos.

Redacción Central


Comentarios


Obvio: ahora China pide privilegios