Odebrecht: el gobierno apura a los jueces por los nombres de las coimas

El gobierno no confirmó si ya accedió a la identidad de los involucrados. La empresa es investigada en tres causas por la obra pública durante el kirchnerismo.



#

El ministro Garavano, durante su reciente visita a Washington. Allí pidió colaboración para las investigaciones por Odebrecht. (Foto: archivo )

El Gobierno nacional informó a los jueces del fuero federal sobre cómo deben solicitar colaboración a sus pares de los Estados Unidos, para que les remitan sin demora la información que poseen del caso Odebrecht sobre el intrincado sistema de sobornos en la Argentina. Así lo anunció el ministro de Justicia Germán Garavano, quien acaba de visitar Washington para reunirse con funcionarios políticos y judiciales. En medio de trascendidos en la prensa nacional, el ministro no confirmó si el gobierno ya accedió a los nombres de los funcionarios de la gestión kirchnerista involucrados en el escándalo de las coimas.

“Tuvimos reuniones muy satisfactorias de apoyo total, no solo del gobierno, sino también del Departamento de Justicia de los Estados Unidos”, aseguró Garvano en la sede de la Cancillería, donde participó de una reunión de ministros del Mercosur, sobre su visita a Washington.

El viaje de Garavano generó fuerte expectativa sobre la posibilidad de acceder a los nombres de los que recibieron los sobornos para facilitar la adjudicación de obra pública a Odebrecht durante los años del gobierno kirchnerista. Entre otras reuniones, Garavano se entrevistó en Washington con el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions.

La constructora brasileña reconoció ante la justicia de EE.UU. haber pagado sobornos en más de una decena de países entre los años 2007 y 2014. Admitió que en la Argentina las coimas llegaron a 35 millones de dólares.

Al menos tres causas implican de manera directa a la constructora en la Argentina. Son las que investigan la construcción de una planta potabilizadora, en manos del juez Sebastián Casanello; la que investiga el soterramiento del ferrocarril Sarmiento, del juez Marcelo Martínez Di Giorgi y el juez Daniel Rafecas investiga sobreprecios en la construcción de los gasoductos Norte y Sur. El fiscal Federico Delgado, que interviene en la primera de ellas, también sigue el rastro de transferencias de dinero al actual director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas. Si bien el funcionario había logrado un sobreseimiento, el caso es revisado en segunda instancia a raíz de la declaración de un arrepentido brasileño.

El diario Clarín publicó ayer que el gobierno conoce un puñado de nombres de los involucrados. Mencionó a los ex funcionarios kirchneristas Julio de Vido, José María Olasagasti, Ricardo Jaime y José López, entre otros de las áreas de Planificación y Transporte del kirchnerismo

Garavano se negó a dar nombres (incluso de comentar si el Gobierno los tiene en su poder) y se amparó en que “esto es una investigación judicial”.

El ministro informó que el embajador Eugenio Curia, jefe de Relaciones Internacionales de la Cancillería, “estuvo transmitiendo a los jueces que tienen este caso cuáles serían las formas en que los fiscales de EE.UU. ofrecieron colaborar con Argentina”.

Desde el Gobierno, insistió, “no ingresamos en el contenido del caso formalmente sino como autoridad central del convenio bilateral que existe” entre los dos países. “Nos encargamos de la logística y de todo lo que tiene que ver para que esta comunicación pueda ser efectiva”, añadió.

“Está en manos

de la empresa”

“Está en manos de la empresa. Por ahora no hubo respuesta de Odebrecht”, dijo una fuente de la Procuración del Tesoro –los abogados del gobierno– a una consulta de “Río Negro” sobre la negociación con la constructora brasileña, que el Ejecutivo mantiene en paralelo a las causas en la justicia.

Odebrecht había quedado en responder esta semana a una propuesta del gobierno para que libere información sobre las coimas. Está en riesgo la continuidad de sus obras en la Argentina.


Comentarios


Odebrecht: el gobierno apura a los jueces por los nombres de las coimas