Odisea para una madre en una ambulancia que se quedó sin oxígeno

Su hijo de 8 años tenía un cuardo de Síndrome Urémico y principio de neumonía. Ahora está internado en Neuquén. La madre hará una presentación ante la Justicia. la obra social Ipross abrió un sumario.



#

La unidad contratada por el Ipross es de una empresa privada de Valcheta. La foto es ilustrativa. Archivo.

DE SIERRA GRANDE A NEUQUÉN

Fueron minutos interminables los que vivió Jimena Dececco, una mamá de Sierra Grande que acompañaba a su hijo Mateo, de 8 años, en una ambulancia privada hacia una clínica de Neuquén.

En Cipolletti el oxígeno del tubo al que estaba conectado el nene se terminó y a partir de allí se reveló una notable falta de previsiones, que motivarán el inicio de acciones judiciales.

“Mateo venía muy bien hasta que se terminó el oxígeno de uno de los tubos. Cuando van a cambiar al otro, la rosca para colocar el humidificador y la máscara no eran las que correspondían”, narró con angustia la mamá.

El niño largó espuma por la boca y sus labios se pusieron de color azul. Para colmo ella misma agarró el ambú, también conocido como resucitador manual, con el que podía dar aire manualmente pero no tenía máscara. Tomó otra máscara, intentó ponérsela, pero no encajaba. Así fue que con la mano tuvieron que sostener los artefactos para que llegue aire a los pulmones del niño.

La enfermera iba apoyando la manguera con fuerza para que llegue oxígeno seco y así arribaron a Neuquen.

Mateo contrajo en enero pasado Síndrome Urémico Hemolítico y desde entonces no despierta, está en coma y con secuelas en sus órganos.

Estaba internado en Neuquén pero hace unos días los profesionales de la clínica San Lucas evaluaron su traslado por unos días Sierra Grande.

“El nene en Sierra Grande estaba re bien, desde el hospital local iban a casa a atenderlo para que no tengamos que movilizarlo”, contó la madre. Pero en los últimos días tuvo un cuadro de neumonía que empezó a generar preocupación y se resolvió la vuelta a Neuquén.

Para eso el Ipross contrató una ambulancia, como lo ha hecho otras veces, proveniente de la cercana localidad de Valcheta con la recomendación que tenía que tener oxígeno para todo el viaje, aclaró Jimena.

“No quiero imaginar si esto pasaba entre San Antonio y Choele Choel donde las distancias son mas largas para llegar a un centro de salud”, narró la madre a “Río Negro”.

“Mi hijo está otra vez complicado, tiene las secuelas del síndrome urémico de acá en adelante todo va a ser así”.

Investigación del Ipross

Por su parte, el presidente del Ipross, Luis Ayestarán, informó anoche a “Río Negro” que se abrió un sumario y se pidió un descargo a la empresa Berbel para determinar lo ocurrido durante el viaje hacia la capital de la vecina provincia.

El funcionario indicó que por los datos que manejaba de manera preliminar, el problema fue la manipulación de los elementos de la ambulancia pero no la falta de oxígeno para suministrarle al pequeño.

En tanto, la obra social buscaba saber también por qué en la unidad no había un médico. (ASG / AV)

El relato de la madre del niño. Video Yamil Regules.-

aPVLLDHIy30


Comentarios


Odisea para una madre en una ambulancia que se quedó sin oxígeno