Oficialismo cambia de estrategia y apura la votación

Con modificaciones formales, busca apoyo para la sesión especial del 6 de noviembre. Mientras las empresas piden más análisis, los gremios respaldan la iniciativa.

BUENOS AIRES (DyN).- El oficialismo cambió ayer de estrategia parlamentaria en la cámara baja y aceleró los tiempos de discusión, al pedir la realización de una sesión especial el próximo jueves en la que planea debatir el proyecto de reforma del sistema previsional. Asimismo, no descarta la posibilidad de incorporar algunos cambios al proyecto a partir de algunos reclamos pautados por un sector de la oposición en el sentido de establecer claras restricciones al destino de los fondos del sistema.

El titular de la Anses, Amado Boudou, se reunió ayer en secreto con los diputados opositores Claudio Lozano (CTA) y María América González (SI), y durante el encuentro los legisladores propusieron cambios al proyecto impulsado por el gobierno. Lozano y González plantearon allí objeciones al proyecto y advirtieron que las condiciones mínimas para acompañar la iniciativa son reglamentar el uso de los fondos de las AFJP y el ente tripartito que debería controlar su asignación.

De esta manera, el kirchnerismo dejó de lado su idea de realizar una sesión sobre tablas para pedir la preferencia con despacho de la iniciativa gubernamental, aunque no descartó el atajo para acelerar su tratamiento en el recinto, ya que va por la vía de la sesión especial.

El cambio de estrategia tuvo lugar en una jornada en la que fueron a exponer a Diputados el presidente de la Unión de AFJP, Sebastián Palla, y los secretarios de la CGT, Hugo Moyano, y de la CTA, Hugo Yasky.

Palla, sostuvo que la eliminación del régimen de capitalización que impulsa el Gobierno "es un tema sensible e importante para resolverlo a las corridas".

"No creemos que este sistema esté hecho a pruebas de balas, pero si creemos que es exitoso", afirmó. Palla manifestó que es "una falta de respeto" que se hable del proyecto del PEN como si ya estuviese aprobado y recordó que pese a "todas las crisis" internas e internacionales que se atravesaron los últimos años, "los fondos rindieron un 14 %".

Moyano, por su parte, dijo que la jubilación por el régimen de capitalización "fue una estafa legal" y sostuvo que mantuvo "una oposición permanente" al sistema. "Creo que el mejor futuro que pueden tener los jubilados es que el Estado les garantice sus fondos", afirmó.

La relativa armonía en que transcurría la reunión fue quebrada por Patricia Bullrich, por la Coalición Cívica. La diputada y ex ministra de Trabajo del gobierno de Fernando De la Rúa leyó una larga lista de sindicatos que tienen adhesión o participación en AFJP y les preguntó a los gremialistas a favor de eliminar la jubilación privada "¿de qué están hablando? ¿Quiénes eran los empresarios que esclavizaban a los pobres trabajadores?". Bullrich atribuyó a los sindicatos haber tenido "presos a los trabajadores catorce años" y los acusó porque "fueron socios y cobraron las comisiones" desde las AFJP.

Por último, Yasky respaldó la iniciativa oficial de estatización, aunque reclamó cambios en el sentido del control de los fondos, entre otros aspectos. Entre ellos, "la separación de las cajas" del presupuesto y de la seguridad social, además de la idea de un ente tripartito (trabajadores en actividad y jubilados, empresarios y el Estado) de control de los fondos y de prioridades para el destino de los fondos (una forma de aludir a una intangibilidad restringida).


Comentarios


Oficialismo cambia de estrategia y apura la votación