Ofrecieron un bodrioen 'El Amalfitani'

Prometían mucho y quedaron en deuda



#

Mucho roce y poco juego. Mauro Zárate intenta imponerse en el partido disputado en la cancha de Vélez. No lo consiguió.

Muchas expectativas rodeaban este partido.  En un rincón el siempre complicado Vélez; en el otro un Arsenal entonado que si ganaba le daba caza a los punteros. Los dos defraudaron, jugaron un mal partido y terminaron con un obvio 0-0.

¿Quién mereció ganar? Por cómo se dio el cotejo, los tres puntos se los tendría que haber llevado el local; pero con muy poco.

Se midieron tanto en los primeros minutos que terminaron aburriendo a todos. Se prestaron el balón, el circuito de juego fue casi total en la mitad de la cancha y los arqueros sólo fueron decorativos.

En Vélez, Mauro Zárate y Castromán fueron espectadores 'VIP'. Es que el roquense Juan Pablo Batalla nunca logró lastimar a un Arsenal que jamás se desordenó, pero al que le faltó actitud, al menos para saltar a la punta.

En la visita, Santiago Raymonda era el más movedizo de la mitad, pero la soledad conspiró contra sus buenas intenciones.

Recién a los 34 Batalla logró zafar de la marca, sobre la banda derecha, y su centro pasó a centímetros de la cabeza de Castromán. Cinco minutos después Cuenca casi paga caro una mala salida; claro, a Emiliano Papa le faltó altura (literalmente) para marcar.

En la segunda parte tampoco hubieron emociones. En realidad, había una sola cosa que no invitaba al zapping: que Vélez, sin estar fino y con muy pocas ideas, intentaba quebrar el cero.

Arsenal no hizo nada para llevarse la victoria. Los cambios que parecieron ofensivos (los ingresos de Valdemarín y Llama) no cambiaron las ambiciones de un equipo que jamás propuso como un candidato. En los últimos diez minutos Vélez lo pudo ganar, pero falló en la definición.


Comentarios


Ofrecieron un bodrioen 'El Amalfitani'