Ola de versiones sobre el estado de Betancourt





BOGOTÁ/SAO PAULO (DPA) - La ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, rehén de la guerrilla de las FARC desde 2002, está otra vez amarrada tras un intento de fuga y necesita una transfusión de sangre por las enfermedades que padece, según nuevas versiones de prensa que se conocieron ayer sobre su estado de salud.

La cadena radial Caracol informó desde el departamento de Guaviare (sur), donde se presume que la política está en cautiverio, que una fuente confiable confirmó que ésta se niega a recibir alimentos y las medicinas que necesita. Asimismo, la fuente contactada por un enviado especial de la emisora señaló que Betancourt sufre de leishmaniasis, malaria, hepatitis B y desnutrición severa, además de una profunda depresión.

La preocupación por el estado de salud de Betancourt se incrementó el jueves anterior, cuando se conocieron noticias en el sentido de que los rebeldes que la cuidan tuvieron que desplazarse hasta un poblado del selvático de Guaviare (sur) en busca de atención médica para la rehén. Según la emisora de radio, la política, de 46 años, intentó nuevamente hace poco una fuga a través de un río, pero fracasó y se enfermó aún más. Dicha acción le habría costado un castigo por el cual permanece amarrada.

En tanto, el publicista Juan Carlos Lecompte, marido de Betancourt, pidió en Sao Paulo una participación más activa del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en las negociaciones en favor de la liberación de su esposa. Lecompte sostuvo que éste es "el momento perfecto" y también "crítico" para una intervención del líder brasileño. Según el publicista, la familia espera que las FARC liberen en breve a Betancourt.


Comentarios


Ola de versiones sobre el estado de Betancourt