Olvidarse de algunas cosas no siempre es un alerta de Alzheimer

Hay que darle importancia cuando son relevantes y constantes.



#

SALUD/PREVENCIÓN

El olvidarse de alguna situación, nombre o un objeto en especial no es un alerta de Alzheimer, dijo hoy el especialista Ignacio Demey, quien destacó la necesidad de estar activo mentalmente y adoptar hábitos de vida saludable, para poder bajar las chances de padecer esta patología.

Demey, jefe de la Unidad de Neurociencias Cognitivas del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (INEBA), precisó a Télam que “más del 95 por ciento de los casos de Alzheimer se manifiestan en mayores de 60 años y ocurre tanto en hombres como en mujeres”.

Demey desmitificó la creencia de que el olvidarse de algunas cosas es el primer alerta de Alzheimer y sostuvo que “es normal no recordar algún nombre, objeto o un hecho sin importancia”.

“Porque acordarse cada detalle de todo lo que uno hace o hizo en la vida sería una pesadilla, como le ocurre a Funes el memorioso en el cuento de Jorge Luis Borges”, puntualizó.

Pero dijo que “a lo que verdaderamente hay que prestar atención, son a los olvidos de relevancia en forma continua y que persisten en el tiempo” que pueden ser signos de Alzheimer.

Indicó que hay que estar alertas y consultar al neurólogo ante situaciones tales como “las personas que repiten constantemente lo mismo porque no se acuerdan lo que dijeron o las que se olvidan a menudo completamente de lo que hicieron hace poco o qué hacer”.

Demey ejemplificó que “si la semana pasada fui al cine, es normal olvidarme el nombre de un actor, pero no de que fui al cine”.

Por eso, insistió en la importancia de realizar una consulta médica temprana “ante olvidos de relevancia o cambios de carácter que no son normales, porque es importante detectar en forma temprana la enfermedad de Alzheimer”.

Explicó que “si bien no se puede curar, existen para esta enfermedad terapias farmacológicas y no farmacológicas que permiten mejorar la calidad de vida del paciente”. (Télam)


Comentarios


Olvidarse de algunas cosas no siempre es un alerta de Alzheimer