Oncológicos: dos procesados

El médico Kowaliszyn y la jefa del área administrativa de Epidemilogía están imputados por el delito de peculado.



VIEDMA (AV)- En una de las causas por el manejo de los medicamentos oncológicos procesaron al médico Rubén Kowaliszyn, ex jefe del Programa Control de Cáncer del Ministerio de Salud de Río Negro y a Sandra Riquelme. Se les imputó ser coautores del delito de “peculado”. En esta causa se le reprocha al médico oncólogo de Viedma que en su carácter de jefe del programa habría requerido en febrero de 2007 el pago de una factura emitida días antes por la droguería Gavazza por la compra de medicamentos oncológicos. Se habría invocado el peligro de vida de dos pacientes como justificativo de la compra. El pago fue efectivizado a fines de marzo de ese año por 38.542 pesos. Esos medicamentos habrían ingresado a la Administración Pública desde Gavazza y habrían sido recibidos por Riquelme como jefa de la división administrativa de la Dirección de Epidemiología. El fundamento esgrimido para efectuar esta compra habría sido el de asegurar la continuidad del tratamiento oncológico de dos pacientes pero la investigación pudo establecer que ambas recibieron la medicación necesaria del stock existente en la droguería central de Salud Pública, desconociéndose el destino aplicado a los medicamentos facturados. Para la Justicia la acción mancomunada de Kowaliszyn y Riquelme habría resultado idónea para sustraer del ámbito y finalidad que tenía esa medicación dentro de la Administración Pública, provocando un perjuicio patrimonial proporcional al monto abonado. En su declaración el médico negó haber actuado con una actitud dolosa y explicó que la urgencia esgrimida fue siempre en función de un hecho real que era el riesgo de discontinuar un tratamiento oncológico. Para el juez penal Carlos Reussi, la denuncia formulada por el Fiscal de Investigaciones Administrativas, Pablo Berraz, se encuentra acreditada y que “los imputados sustrajeron los medicamentos que se hallaban en el depósito y sus maniobras se ven corroboradas por las pruebas”. Agregó que Kowaliszyn al tramitar el reconocimiento de la factura de Gavazza procedía a sabiendas de la falsedad de la documentación que confeccionaba. El juez ponderó lo señalado por el personal de la Droguería de Salud en relación a que la documentación de la factura en cuestión no ingresó a stock y que a esas fechas “había en existencia la medicación de las pacientes mencionadas con la que se atendió sus necesidades”.


Comentarios


Oncológicos: dos procesados