ONU condenó a Cuba con poco apoyo regional

Estima que allí se violan derechos en forma "sistemática y masiva".



GINEBRA (Télam-SNI, especial).- La Comisión de Derechos Humanos (CDH) de la ONU aprobó ayer una resolución que presentó Estados Unidos contra Cuba por 21 votos contra 17 y 15 abstenciones, entre estas últimas las de Brasil, Argentina y los demás países sudamericanos.

El canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, dijo en La Habana tras la votación que su país no cooperará con una resolución “ilegítima”, presentada por Estados Unidos y copatrocinada por los países de la Unión Europea (UE), entre otros.

“Cuba no reconoce ninguna legitimidad a la resolución, ni cooperará con el espurio mandato que establece”, declaró el canciller cubano, según el cual Estados Unidos ejerció “enormes presiones” sobre los delegados ante la Comisión de Ginebra, donde “predominaron el chantaje y las amenazas”.

Pérez Roque elogió el “digno” voto sudamericano y criticó el de México que, según dijo, había prometido abstenerse pero votó con Estados Unidos “a cambio” del apoyo a la candidatura del mexicano Luis Derbez a la Secretaría General de la OEA.

Por su parte, el jefe de la delegación estadounidense ante la CDH, Kevin Moley, dijo a la BBC que el voto contra Cuba es “un mensaje muy fuerte” para el mundo y “demuestra la energía y el esfuerzo que el presidente (George W. Bush) ha invertido con el fin de apoyar la democracia”. La resolución votada fue la primera que Estados Unidos presenta por sí mismo ante la Comisión desde 1998, a diferencia de otros años, cuando logró que lo hicieran otros gobiernos.

Con la nueva composición de la CDH, que se renueva parcialmente cada año, el proyecto contra Cuba perdió votos latinoamericanos pero ganó los de países como Rumania, Finlandia, Ucrania y Arabia Saudita, respecto de 2004.

Aunque con un voto menos que el año pasado, amplió de uno a cuatro la diferencia con el sufragio en contra, mientras que la abstención creció de 10 a 15, con lo que por primera vez una mayoría de países latinoamericanos -incluidos todos los de Sudamérica- rehusó apoyar la condena Cuba en la CDH.

Entre los países latinoamericanos de la actua CDH, se abstuvieron Brasil, Argentina, Ecuador, Perú, Paraguay y República Dominicana, mientras que Guatemala, Honduras, México y Costa Rica votaron a favor de la resolución y Cuba, obviamente, en contra. El año pasado se abstuvieron sólo Brasil, Paraguay y Argentina, a los que ahora se sumaron Perú y República Dominicana, que en el 2004 condenaron a Cuba, y Ecuador, incorporado a la CDH después de la anterior votación.

La resolución votada hoy -que suavizó el texto respecto de años previos en busca de mayor respaldo- condenó a Cuba implícitamente, al aprobar que se reconsidere su caso en el 2006 bajo el mismo artículo aplicado ayer, reservado a países que violan “sistemática y masivamente los derechos humanos”.

También propuso que siga como relatora del caso Christine Chanet, representante para Cuba de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Louis Arbour. Chanet, según el texto aprobado, deberá presentar un informe sobre las situaciones evocadas en las resoluciones sobre Cuba aprobadas desde 1990 a 2004, con excepción de la de 1998, la última presentada por Estados Unidos, que fue rechazada.

Contraataque de Castro

LA HABANA (AP).- Tras perder una votación en la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra sobre su caso, Cuba contraatacó presentando al foro un proyecto contra Estados Unidos para investigar la situación de los presos del talibán detenidos en la Base Naval de Guantánamo. Washington fue el patrocinador del proyecto contra la isla, puesto en discusión en la mañana de ayer. “Cuba no reconoce ninguna legitimidad” a la moción, dijo en reacción el canciller Felipe Pérez Roque durante una conferencia de prensa. Si bien el documento no es condenatorio, le impone a La Habana una relatora especial de derechos humanos. Cuba “no cooperará” con la propuesta, pues le desconoce “autoridad moral” a Estados Unidos para juzgar a cualquier nación.


Comentarios


ONU condenó a Cuba con poco apoyo regional