Opciones para recuperarse son limitadas



El presidente Barack Obama dispone de opciones limitadas para intentar recuperar la economía estadounidense y su margen de maniobra se retrae cuando se acercan las cruciales elecciones legislativas de mitad de mandato. La economía destruyó en el mes pasado más empleos de los que creó, con un saldo negativo de 54.000 puestos de trabajo. Como en los meses anteriores, la destrucción de empleos se produjo, sobre todo, por la finalización de contratos estatales de duración limitada. En agosto había 114.000 personas con contratos a 10 años. La tasa oficial de desempleo aumentó levemente a 9,6%. Por otro lado, este mes, el sector privado se crearon 67.000 empleos netas, más de lo previsto. La Casa Blanca está elaborando una serie de medidas destinadas a recuperar el mercado laboral. La recesión de 2008-2009 dejó a más de ocho millones de personas desempleadas. Obama no dio ningún detalle respecto de las medidas que va a tomar y prometió decir más “en las próximas semanas”. De todas formas, la administración de Obama ya advirtió que esas medidas no serían comparables con el plan de recuperación económica de 787.000 millones adoptado a comienzos de su mandato. El presidente evocó “la continuación de las reducciones de impuestos para la clase media” y “de inversiones en los sectores de nuestra economía donde el potencial de crecimiento de empleo es el más importante”, refiriéndose al sector de energía renovable, que espera que emerja como motor de crecimiento. (Agencias)


Comentarios


Opciones para recuperarse son limitadas