Opinión: Apenas un placebo

La semana en Bariloche en la mirada del periodista Daniel Marzal.

#

Datos

Con la retracción económica propia de la baja temporada turística, sumada a la caída general a nivel país, se multiplicaron los reclamos por la falta de empleo y la presión para que el municipio adopte políticas activas para atacar la desocupación.
El intendente Gennuso admitió su preocupación por el tema, se reunió con dirigentes de la CGT y adelantó su voluntad de profundizar el régimen de promoción del empleo local, que otorga descuentos tributarios a las firmas que contraten personal de Bariloche, una ordenanza sancionada años atrás que demostró ser de escasa utilidad.
Las empresas tienen inclinación por tomar a trabajadores que llegan de otras geografías a “hacer la temporada”. Aun así Gennuso insistió: “le vamos a pedir al empresariado que privilegie la mano de obra local”.
Además de carecer de cifras oficiales, la problemática del empleo en Bariloche suele esconder varios supuestos y verdades no dichas. Por ejemplo, que los trabajadores foráneos tienen más éxito porque son proclives a aceptar condiciones de precarización, multitarea y horarios extendidos.
De modo que la autoridad laboral debería concentrarse en evitar ese tipo de transgresiones, con lo cual la discriminación al local perdería sentido.
Además, la pretensión expuesta por Gennuso de legislar en favor del trabajador radicado en Bariloche no tiene sostén desde el área técnica del municipio.
La directora de Empleo, Laura Blasquiz, admitió que cualquier preferencia de ese tipo no soporta un control de constitucionalidad. Y propuso una nueva ordenanza que otorgue beneficios a quienes empleen trabajadores previamente inscriptos en el registro municipal, con independencia del domicilio.
En los hechos, las medidas de promoción de la “mano de obra local” funcionan como esos remedios inocuos que no curan ni tampoco perjudican. Aunque tal vez contribuyen a desviar la mirada del principal déficit que desde hace años arrastran las políticas laborales: atacar en serio el empleo en negro. Es el camino más arduo, pero el único razonable.

Temas

Río Negro

Comentarios


Opinión: Apenas un placebo