Opinión: Diálogo tortuoso

La Semana en Bariloche, en la mirada del periodista Daniel Marzal.



#

Datos

Empeñado en hacer pie en un tema siempre complejo para los municipios como es el empleo -pero también en ampliar el sustento de su proyecto político- el intendente Gennuso convocó hace un mes a la conducción local de la CGT.
La idea declarada era la de enfrentar en conjunto los crecientes niveles de desocupación. Pero transcurridas unas pocas semanas, el intento fracasó.
Gennuso sólo decidió impulsar una ordenanza de exención de tasas a las empresas que contraten mano de obra barilochense.
En la CGT lo consideran insuficiente y se quejaron por la tibia posición del intendente. El secretario general, Luis Cionfrini, dijo que la preferencia de mano de obra local “no aporta ningún tipo de solución” y aclaró que la CGT pretende una declaración de “emergencia laboral”.
Para aclarar adónde apuntan con esa figura, Cionfrini dijo que las empresas y empleadores “tienen que ser solidarios en estas circunstancias”. Otro dirigente, Alberto Arabarco, hizo notar que existen empresarios que “se hicieron multimillonarios con el valor del dólar, y no generan más fuentes de trabajo”.
Cionfrini dejó sentado que el cortocircuito con Gennuso pasa por allí, en razón de que el intendente “no tiene el valor de llamar a los empresarios”.
Delimitar los alcances del desempleo en Bariloche es tarea difícil, porque no hay mediciones oficiales. El último estudio de una consultora privada data de diciembre de 2016 y lo ubicó en 10,01%, por encima de la media nacional. La CGT en octubre pasado habló de una desocupación del 26%.
La directora de Empleo del municipio, Laura Blásquiz, admitió para la misma fecha que era poco serio dar números, pero dijo que en esa oficina durante 2017 se habían multiplicado las inscripciones de personas en busca de trabajo. Según dijo hace pocos días, esa tendencia desde entonces se acentuó.
En síntesis, la CGT entiende que antes que darles estímulos fiscales, a los empresarios habría que inducirlos a compartir el costo de la crisis. Por ahora, sin ningún eco en el gobierno municipal.

Comentarios


Opinión: Diálogo tortuoso