#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Opinión publicada

Los invitamos a leer el artículo de Carlos Pagni “Patria o buitres, para tapar los problemas” en LaNación.com.ar y “La Presidenta juega con fuego”, la publicación de Luis Majul en Cronista.com



ARGENTINA

Carlos Pagni, en La Nación, sostiene que Cistina Kirchner “sigue empeñada en configurar la escena pública sobre un formato que resulta invalorable para los liderazgos populistas. Todos los problemas deben imputarse a un enemigo externo que, en su infinita sagacidad, se sirve de agentes locales para alcanzar sus objetivos”. Hace notar que Cristina y Kicillof consideran en estos días la idea de prohibir por ley el pago de sentencias favorables a los holdouts para prometerles a los tenedores de bonos reestructurados reemplazar sus títulos por otros similares, sólo que pagaderos en Buenos Aires. No obstante, advierte que “deben sortear un problema delicado. Si proponen un canje convencional habrán admitido que el Griesafault es, en realidad, un Kicifault. Por eso, el ministro de Economía pidió a sus abogados un procedimiento por el cual el pago en Buenos Aires no signifique una reestructuración de la deuda. En otras palabras, una fórmula por la cual los papeles que se ofrezcan no reemplacen a los que se entregaron en los canjes. Serían un instrumento de pago transitorio, porque el día que se termine el diferendo los bonos de los canjes mantendrían su validez. Por lo tanto, la nueva sede de pago tampoco implicaría un cambio de jurisdicción. Algunos especialistas aconsejan que, para que la propuesta sea atractiva, habría que incorporar una nueva cláusula RUFO”. (Leé el artículo completo)

Luis Majul, en El Cronista, opina que la presidenta “prefiere escuchar a Kicillof, quien sospecha de cualquiera que no insulte al magistrado o demonice a los fondos buitre”. Agrega que “el nuevo hombre fuerte del gobierno ha encontrado en esta lucha la nueva razón de ser: a partir de ahora, todo lo malo que pase con la economía de todos los días será responsabilidad del Gran Enemigo y de sus socios locales, y las pocas cosas buenas deberán ser adjudicadas al coraje y la audacia de la Presidenta de La Nación”. Para Majul, el aumento constante de la inflación, la desocupación, el precio del dólar oficial y el blue y la pérdida del poder adquisitivo del salario “podrán ser disimulados en medio del relato épico, hasta que sus consecuencias sean tan desastrosas que no se puedan ocultar más. El problema es que, para ese entonces, el fuego habrá quemado, mucho más, a la sociedad, en su conjunto, que a la jefa de Estado, al final de su mandato”. (Leé el artículo completo)


Comentarios


Opinión publicada