La llegada de la cuenta regresiva





El gobierno afronta un conflicto con Unter, el gremio más lacerante socialmente. Sumarán esta semana 14 días de paro en el año, con los programados para este miércoles y jueves.


A pesar de su oferta salarial que duplicó el costo pensado, el gobierno rionegrino ingresó en un período de hostilidad con la Unter, que desechó la propuesta y responde con lucha, cercada además por su proceso electoral de octubre.

La administración de Carreras afronta un conflicto con el gremio más lacerante socialmente por su impacto escolar.

En el contexto salarial, una suba promedio a septiembre del 54% hoy no es mala. Su falla estuvo en su conformación con sumas no remunerativas. Unter contestó con otro error: su rechazo pleno, clausurando canales y, además, quedó aislada cuando los otros sindicatos aceptaron.

Carreras ordenó no liquidar en agosto subas a los docentes y, en principio, no habrá llamado a paritaria. Unter responderá con otro Congreso y más protestas.

Arrastrando 14 días de paro en el año (incluyendo los del miércoles y jueves), esta porfía no se resolverá ni fácil ni rápido. Es cierto también que su continuidad es el desvelo del oficialismo. El paso ya se mide con la cuenta regresiva para la elección de abril.

No es el relato público, pero el esquema del 2023 se articula en el poder. Parte, indefectiblemente, de la candidatura central de Alberto Weretilneck. ¿Su vice? Será el viedmense Pedro Pesatti. “Quién otro, por qué cambiar”, provoca el senador, confiado en la determinación, cuando algún allegado intenta otra opción.

“Nunca pedí nada, no lo voy hacer ahora”, repite siempre Carreras y lo reafirmó, hace pocos días, cuando Luis Di Giácomo le insistió en Buenos Aires por sus pretensiones. Hace un tiempo, el roquense, que actúa de pacificador, propuso -como otros- a Weretilneck que la gobernadora fuera su compañera de fórmula. Su recepción no fue positiva.

Carreras espera mientras monta su relato. Transmite que quiere postularse para la intendencia de Bariloche. Si abril aún parece lejano, septiembre -fecha del comicio barilochense- proyecta un terreno ignoto.


El paso gubernamental ya ingresa en la cuenta regresiva para la elección. El compañero de Weretilneck será Pesatti. “Nunca pedí nada, no lo voy hacer ahora”, dice Carreras.


No es momento propicio para grandes promesas. Weretilneck sigue guardado aunque mantenga sus solapadas incursiones gubernamentales. Su enlace con Carreras sigue siendo Facundo López y se multiplican los avatares en la convivencia. En la reconfiguración, Pesatti también se instala con sus censuras a la gestión provincial.

Carreras esfuerza su tolerancia cuando entiende que se la ignora y no se la respeta. Se lamenta por su desgaste por la compra del avión para Río Negro. Defiende la medida como un logro importante, y refuta las sospechas que atribuye a protagonistas formateados por el ex gobernador.

Otra acción del Tribunal de Cuentas, menos conocida, incomodará a su administración. Ese órgano abrió una auditoria en Desarrollo Humano por los gastos del Plan Calor y, en especial, convenios por unos 69 millones con los municipios de Cordero, Darwin, El Bolsón y Chimpay, es decir, los elegidos para comprar -en forma directa- leña para toda la Provincia. Una revisión inusual, que se explicaría en alguna sospecha y sugerencia ajena.

Esa cartera social aparece el mando alterno del ex ministro Juan José Deco, quien afortunadamente se recupera luego del accidente de diciembre. En junio, ya Carreras anticipaba su vuelta y Deco se ilusiona. No sería a Desarrollo Humano y, entre las opciones, figura la Secretaría General cuando se insiste con el recambio de José María Apud.

La fase electoral exigió también cierta reacción del PJ, comenzando por su regularización y renovación de su Congreso. Bajo ese pretexto, su presidente Martín Soria reapareció y reclamó elecciones. Eso rivaliza con el plan de Martín Doñate, orientado a postergar toda alteración.

Ambos hablaron del asunto en julio cuando se juntaron en el Senado, pensando en la prórroga de mandatos y evitar escaramuzas. ¿Doñate creyó en un acuerdo que se quebró? ¿Soria lo desafía y busca su reposicionamiento?.

Dudas por evacuar.

Pero solamente una oposición desorientada pueda quedar atrapada en estos menesteres.


Comentarios


Logo Rio Negro
La llegada de la cuenta regresiva