Logo Rio Negro

Opositores a Pinochet rinden homenaje a Allende

Mientras tanto el ex dictador es despedido en una ceremonia castrense. El acto fue convocado por el Partido Comunista y por la Agrupación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos y se desarrolló a metros de la entrada principal del palacio de gobierno de La Moneda.





Santiago de Chile (AP).- Miles de detractores del general Augusto Pinochet se reunieron el martes a los pies de la estatua del derrocado presidente Salvador Allende para clamar justicia por las víctimas del régimen militar, mientras el ex dictador era despedido en una ceremonia castrense al este de la capital. Entre los asistentes sobresalían las cabezas blancas de ancianos familiares de detenidos-desaparecidos durante la dictadura de 16 años y medio, en la que murieron 3.197 opositores, de los cuales 1.200 son detenidos-desaparecidos, según cifras oficiales.

También estuvo una de las hijas de Allende, Carmen Paz, quien declaró que «es una etapa la muerte de Pinochet, pero tenemos que seguir con la justicia porque todavía hay gente que tiene mucho dolor''. El acto fue convocado por el Partido Comunista y por la Agrupación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos y se desarrolló a metros de la entrada principal del palacio de gobierno de La Moneda, donde Allende prefirió suicidarse el 11 de septiembre de 1973 para evitar ser apresado por las fuerzas golpistas dirigidas por Pinochet. «Tengo sentimientos encontrados porque no hicieron justicia con Pinochet vivo y a rendir homenaje a Allende y a los detenidos-desaparecidos, que no pueden estar aquí'', dijo a la AP Rosa Jiménez, de 66 años.

La manifestación fue autorizada por el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, quien lunes y martes no alteró las actividades planificadas con anterioridad al fallecimiento de Pinochet el domingo. Luego de dejar claveles rojos a los pies de la estatua de Allende, los casi 4.000 manifestantes se desplazaron unos metros hasta un improvisado y pequeño escenario donde escucharon un par de discursos y cantaron «adiós carnaval, adiós general'', el estribillo de un famoso tema del conjunto folclórico chileno Sol y Lluvia, que destacó por canciones de protesta durante la dictadura.

«Siento pena porque Pinochet se fue sin ser juzgado, también alegría por estar aquí junto a otros que sufrieron como yo'', dijo a la AP Ernestina Alvarado, de 81 años, que en abril de 1977 perdió a su hija Nalvia Mena, a su yerno Luis Recabarren, y al hermano de su yerno, Manuel. La mujer, que se desplazaba con mucha dificultad apoyada en un andador para minusválidos, agregó que «cómo los voy a perdonar si a ellos no les pasó nada'', en alusión a Pinochet y a su familia.

La plazoleta donde se desarrolló el acto estaba plagada de banderas del Partido Comunista y tapizada de papel picado lanzado por manifestantes que gritaban y saltaban al ritmo de «el que no salta es Pinochet, el que no salta es Pinochet''. «Este país no puede enterrar hoy día a su memoria histórica, este país tiene que recordar, sin odio, sin rencor'', dijo en alusión a los detenidos-desaparecidos la dirigente sindical María Rozas. Viviana Díaz, dirigente de la AFDD dijo que «ha muerto el dictador, pero Allende sigue viviendo en el corazón de muchos chilenos''.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Opositores a Pinochet rinden homenaje a Allende