Optimismo de Allawi y firmeza de Bush



WASHINGTON (DPA).- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, descartó ayer una posible retirada de efectivos militares norteamericanos de Irak, mientras que el primer ministro interino del país del Golfo, Iyad Allawi, aseguró también en Washington que las elecciones se celebrarán en enero, tal como estaba previsto.

Un retraso en la celebración de los comicios sólo favorecería a los intereses de los "enemigos de la democracia" en Irak, subrayó Allawi, quien aseguró en una sesión conjunta del Congreso estadounidense que el cronograma electoral se mantendrá a pesar de la violencia en su país. "Quizás las elecciones no serán perfectas; éste no es el final de nuestro viaje en dirección a la democracia", agregó, al tiempo que pidió más apoyo de Estados Unidos en la reconstrucción. "Estamos agradecidos por la oportunidad de poder construir un futuro mejor", dijo Allawi, quien agradeció el respaldo de Washington en la "liberación" de su país de Saddam Hussein.

EE.UU ha hecho "enormes sacrificios" en Irak, subrayó, al tiempo que dijo que esos sacrificios "no son en vano". El premier se mostró optimista respecto al futuro del estado del Golfo. "Estamos avanzando", dijo. "Los extremistas islámicos que quieren destruir la base de nuestra democracia en Irak fracasarán", aseguró en medio de una cerrada ovación.

Posteriormente, el premier se reunió con Bush en la Casa Blanca y ambos ofrecieron una conferencia de prensa conjunta. Allí, el mandatario norteamericano remarcó que su país no se dejará intimidar y agregó que, por lo tanto, retirarse de Irak sería traicionar la misión del país norteamericano. Al mismo tiempo, prometió a Allawi el pleno apoyo de Washington a Irak y el mantenimiento de sus compromisos. También anunció la aplicación de un ritmo más rápido en la reconstrucción de Irak.


Comentarios


Optimismo de Allawi y firmeza de Bush