Optimismo en Davos por la economía mundial 

Los expertos que concurren al foro internacional creen que habrá un “fuerte crecimiento” este año.



Ginebra (EFE).- La economía mundial experimentará un “fuerte crecimiento” en el año 2000, lo que permitirá a los países emergentes reducir su deuda y reconstruir sus estructuras financieras, según un vaticinio formulado en la primera jornada del Foro Económico Mundial, iniciado ayer en Davos (Suiza).

Este crecimiento, en términos generales, no irá acompañado de inflación y no se verá excesivamente afectado por el aumento en los precios del petróleo que, según los mismos expertos, podría llegar pronto a su techo si es que no ha llegado ya.

En la sesión plenaria de la reunión anual del Foro, unos 3.000 participantes, entre los que se encontraban jefes de gobierno, ministros y directivos de empresas, votaron mayoritariamente que el cambio climático es el desafío más importante de la humanidad en la próxima década.

La votación se produjo sobre diez desafíos propuestos a la audiencia por los participantes en una discusión sobre el futuro.

Los otros dos desafíos más importantes son, según la votación, el fin de los valores éticos tradicionales y la ineficacia de las instituciones internacionales.

En la sesión, dedicada a evaluar la situación coyuntural, se puso de manifiesto que mientras los aspectos fundamentales de la economía estadounidense tienen una base sólida, Japón aun no ha superado sus problemas financieros, demográficos y de deuda, y las perspectivas del futuro son menos optimistas.

La situación en la Unión Europea no fue objeto de preocupación en el debate, lo que permitió al moderador, el periodista económico Martin Wolf, formular la conclusión de que el proceso de reforma y la gestión del Banco Central Europeo se desarrollan sin problemas.

“El crecimiento que se experimentará en los próximos años, quizá del cuatro o cuatro y medio por ciento, es muy importante para ayudar a los países con economías emergentes a reducir su deuda y a reconstruir sus estructuras”, dijo Ken Courtis, economista y estratega de la empresa Golden Sachs. Con respecto al euro, Courtis dijo que “el próximo desplazamiento importante será hacia arriba no hacia abajo”.

Pero en el debate se advirtió que un crecimiento moderado, que se considera improbable, sería perjudicial para algunas economías emergentes y se citó al respecto el peligro de una situación así para Brasil y Colombia. 

Critican el desarrollo de vacunas con fines puramente comerciales

Davos , Suiza (EFE).- La investigación para el desarrollo de nuevas vacunas debe tener como objetivo salvar vidas y no guiarse sólo por motivos de rentabilidad empresarial, dijeron expertos en el Foro Económico Mundial .

En una sesión titulada “Las tres grandes: soluciones para las enfermedades asesinas”, los ponentes hablaron sobre el sida, la malaria y la tuberculosis, males que causan cada año cinco millones de muertes, y la posibilidad de desarrollar vacunas que acaben con ellas.

Las enfermedades más mortíferas afectan en su mayoría a los países en desarrollo, donde el mercado potencial está compuesto por personas de escaso poder adquisitivo, por lo que las empresas farmacéuticas consideran que las costosas investigaciones para desarrollar vacunas no son rentables. El profesor de Economía de la Universidad de Harvard Michael Kremer, dijo ayer durante la sesión que el nivel actual de investigación para este tipo de medicamentos es “mínimo”. En este mismo sentido se pronunció el investigador colombiano Manuel Patarroyo, que denunció “la desidia de los grupos farmacéuticos”, de los que dijo que “simple y llanamente no les interesa mucho (investigar en vacunas) porque no les es muy rentable”. El científico colombiano, que desarrolló la primera vacuna sintética contra la malaria y donó la patente a la Organización Mundial de la Salud, añadió que aunque “es legítimo que la gente gane algo de dinero, no debe hacerse a expensas de la vida y el bienestar de la gente”.

El principio fundamental que debe guiar la investigación científica es “el bienestar de la gente y en ello deben invertir todos”, dijo Patarroyo.

De la Rúa pedirá inversiones

El presidente Fernando de la Rúa formulará una convocatoria a la inversión extranjera en Argentina durante su participación en el Foro Económico Mundial que deliberará en Davos, Suiza. “Lo importante es poder hacer lo que hice otros años, que es llevar la imagen de Argentina y hacer una convocatoria a la inversión; dar un mensaje de confianza”, señaló el jefe del Estado.

De la Rúa formuló estos conceptos en una entrevista que publica en ayer el diario La Nación y que fue realizada a bordo del avión que condujo al Presidente desde Buenos Aires a Francfort, ciudad desde la que se dirigió a Estocolmo para iniciar su primera gira por el exterior como presidente.

Consultado si es ventajoso para Argentina que el presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, no participe del Foro Económico, el mandatario respondió: “No, siempre es una ventaja que estemos la mayor cantidad de países del Mercosur, porque se muestra la imagen del Mercosur en la comunidad internacional de negocios”.

“Hay una gran atención por lo que el Mercosur representa y, siempre que han coincidido los presidentes de los países integrantes, han mostrado esa unidad”, subrayó. Ante una consulta, el presidente indicó que “el Foro del año pasado tenía un tema dominante, que era la situación de Brasil, y yo apoyé y defendí la situación de nuestros vecinos. Pienso que los amigos brasileños saben eso y lo aprecian”.

Mucho énfasis en los problemas sociales

El lema “Nuevos comienzos: haciendo la diferencia” marcó el clima del encuentro en Davos, al que asisten más de 30 jefes de Estado y de gobierno, además de varios cientos de ministros, jefes de bancos centrales, empresarios y académicos

El presidente de Suiza, Adolf Ogi, dijo en la ceremonia de inauguración ante unos 3.000 invitados que la política y la economía deberán ocuparse en el futuro más del bienestar general.

Por un lado la globalización está dando sus frutos, pero por la gran velocidad de los cambios se registra una creciente insatisfacción, indicó.

“Nosotros aquí arriba tenemos la influencia y el poder. Las personas tienen una sensación de impotencia”, dijo Ogi.

El momento culminante del Foro -revisión informal del pulso económico mundial, que terminará el próximo martes- será la visita de seis horas que probablemente le hará el sábado que viene el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

A diferencia de ediciones anteriores, cuando los participantes debieron hablar sobre las crisis económicas y financieras en Asia y en América Latina, esta vez el enfoque está dirigido hacia el futuro y con optimismo.

“Parece que la crisis en el sureste asiático ha terminado definitivamente y también Europa va hacia adelante”, dijo Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial.

Pero las buenas noticias no deberían obstruir la vista ante los desafíos del futuro, dijo Schwab. Y uno de esos desafíos es incluir a los países en vías de desarrollo a la revolución de “Internet y las técnicas de la genética”, aseguró el profesor de administración de empresas de la Universidad de Ginebra.


Comentarios


Optimismo en Davos por la economía mundial