Oro negro en tierras de la cacica



No hubo alternativa: la flamante riqueza tenía que mostrarse en el escudo catrielero y la torre petrolera sobresaliendo como elemento principal. Y el recuerdo inicial de la entonces colonia pastoril que impulsara la cacica Bibiana o Viviana García. Singular historia petrolera con antepasado de toldos –no única en la Patagonia– pero que transformó el pequeño grupo humano de alrededor de quinientos vecinos dedicados a tareas agrarias. La balsa en el cercano río Colorado y la ruta nacional que atravesaba la colonia, eran principales atractivos. La cuenca petrolera neuquina que había resultado positiva, extendía sus negros tentáculos a territorio rionegrino y la zona de Villa Regina fue la prueba que resultó negativa. Traslado de hombres y equipos de YPF a Peñas Blancas. Catriel Oeste 1 es el lugar elegido para la primera perforación. Setiembre de 1959. Pueblito pobre con el vecino Netto, jefe del Registro Civil, panadería y enfermero. Ypefianos experimentados se alojaban en casillas de madera y rodantes para afrontar el nuevo alumbramiento con ocho horas diarias de tareas por veintiún días por tres de descanso. Visitaban a sus familias en Plaza Huincul, trasladándose en automotores de YPF o taxis. Se expresaba en comentario periodístico que “se perforaba el pozo y en uno de esos ensayos apareció gas, importante cantidad, alrededor de 70.000 metros cúbicos por día. Quince o veinte días de terminar el pozo, al retirar el ‘packer’ (herramienta de ensayo) vienen dos tiros de sondeo con petróleo… y la certeza de que habíamos descubierto un yacimiento y aunque no sabíamos la magnitud del mismo, se produjo gran algarabía”. Fue el 20 de noviembre de 1959. Siguiendo los pasos de los geólogos Anselmo Windhausen y Juan Keidel allí estaba como testigo el ingeniero Gatti del equipo de Geofísica de YPF y los también presentes Vinet, Raúl Otaño y Luis León. El pozo Catriel Oeste 1 (pozo RCDO. X2) con su buen rendimiento alentó perforaciones en Señal Picada, Puesto Morales y Puesto Zúñiga, Angostura Norte, Rinconada, Banderita Este y Oeste, Charco Bayo, Piedras Blancas, El Quemado, Las Lagunas, Valle Verde y otros. Eran equipos antiguos de más de veinte años. Con Frondizi llegaron nuevos de procedencia italiana. Bibiana o Viviana García había fallecido en Puelén (La Pampa), adonde había ido para participar en ceremonia de los de su sangre, pero sin duda su espíritu anduvo revoloteando alrededor de la torre aquel 20 de noviembre de 1959. Inició esta historia. Bibliografía y fuentes: varios, “Río Negro. Pasado y presente”, 1980; Windhausen A., “Estudios geológicos”, 1922; Mosconi E.: “El petróleo argentino”, 1958; Pérez Morando H., “Con polvo de caminos” (“Río Negro), 1992; Ludueña, F. “Historia”, 1993; Archivo “Río Negro”, Biblioteca Patagónica (VEC) y otros. (*) Periodista. Investigador de historia patagónica

HÉCTOR PÉREZ MORANDO (*)

hechos de la historia


Comentarios


Oro negro en tierras de la cacica