Otra emergencia: plan drástico para evitar el colapso del sistema eléctrico nacional

Las industrias ralentizaron sus sistemas de producción por pedido del Gobierno. Miles de empleados públicos fueron enviados a sus casas. Hubo récord de demanda eléctrica, pero menor al esperado.






El Gobierno puso en marcha ayer un plan drástico y a las apuradas para atender una emergencia recurrente: el estrés del sistema interconectado nacional de electricidad cuando hace mucho calor. Y así evitó lo que se avizoraba como un nuevo colapso del sistema.

El plan oficial consta de dos partes y no evitó la polémica, dado que desde la oposición salieron a cuestionar las medidas y a sostener que lo que no resiste es el plan energético que está desarrollando el Frente de Todos, con subsidios récord para Buenos Aires.  

La emergencia energética se sumó así a otras emergencias con las que lidian los argentinos, como la crisis de deuda, del empleo, la inflación y la pobreza, entre otros problemas históricos que no encuentran solución.

Por un lado, el Gobierno les pidió a las industrias que reduzcan ayer y hoy al mínimo posible su demanda de electricidad entre las 13 y las 16, cuando más alta es la temperatura. Y contó con el apoyo del sector privado.

El pedido a la industria fue para los sectores que con cuentan con ciclos continuos, es decir, que se ven impedidos de apagar o “enfriar” sus máquinas por pocas horas.

La Unión Industrial Argentina (UIA) contestó que lo trabajaría “sector por sector” para evitar inconvenientes.  Desde la Fundación Pro Tejer (cadena de valor textil) dijeron que iban a “acompañar la iniciativa bajando el uso de la energía eléctrica al mínimo posible en los horarios solicitados para evitar mayores tensiones en el sistema”.

En un acto en Olivos cuando ya había caido el sol, el presidente Alberto Fernández les agradeció a los industriales por reducir la demanda de electricidad y avisó que el de hoy  será un día “un poquito peor” porque hará más calor y la demanda domiciliaria se podría incrementar, pero estimó que si todos cumplen con el pedido de cuidar la energía, tampoco habrá grandes problemas.

Para asegurarse el acompañamiento, antes de hacer públicas las medidas, el secretario de Energía, Darío Martínez, y el secretario de Comercio Exterior, Ariel Shale, llamaron por teléfono al presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja.

El empresario les comentó que entendía la situación y que haría lo posible para que las empresas que pudieran, acompañen el pedido. En las primeras horas del jueves, salió el pedido formal de la central fabril a todos sus socios.

Por otro lado, ante la ola de calor y los cortes masivos en el suministro eléctrico que se venían  registrando en el Área Metropolitana de Buenos Aires, el Gobierno emitió el decreto 16/02 y envió por dos días a miles de empleados públicos a la casa para reducir la demanda de energía. En una conferencia de prensa, la portavoz presidencial Gabriela Cerruti, defendió las medidas y argumentó que hace unos meses el sistema eléctrico “está recibiendo picos de demanda que tienen que ver con la reactivación industrial, producto de la gran recuperación económica”.

Cerruti precisó que el pedido fue para el sector industrial y no, por ejemplo, para el comercio porque las fábricas representan aproximadamente 10.000 de los 28.000 megavatios de demandan que se preveían.

La titular del PRO, Patricia Bullrich, dijo que la medida le parecía “una barbaridad. Una burla al que trabaja, al que está sin luz, al que pierde todo”. Y señaló estar “totalmente en desacuerdo” con enviar a los empleados públicos a la casa. “No podemos decir que no vayan a trabajar”, comentó luego el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cuestionando la decisión.

El récord no fue el esperado

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) reportó a las 15:15 un récord de demanda eléctrica de 27.495 megavatios para el Sistema de Interconexión (SADI). El gobierno esperaba inicialmente que el récord alcanzara una demanda eléctrica de 28.550 megavatios.

En el momento del pico de demanda eléctrica, la empresa Edesur tenía 27.514 usuarios sin suministro y Edenor contaba con 3.161 clientes con el servicio interrumpido. Esto hacía un total de 30.675 hogares, comercios y pymes afectadas. También miles de usuarios expresaron en las redes sociales su malestar por cortes en el suministro en Córdoba, Corrientes, Chaco, Tucumán, Misiones, Santa Fe, La Pampa, Salta, Jujuy y otros distritos.

El récord de demanda anterior para un día hábil había sido de 27.234 megavatios el 11 de enero a las 13:10. En el Gobierno no descartaban ayer que si hoy la temperatura sube en todo el país, se pueda alcanzar un nuevo récord.

En una conferencia de prensa junto al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, Martínez dijo que se está ante “un pico de demanda histórico, en medio de un proceso de crecimiento económico que se combina con una ola de calor en todo el país”.“Por eso les hemos pedido el acompañamiento y solidaridad al sector que mayor energía demanda, que es la industria con un 30%, esperamos que eso se pueda notar”, dijo el funcionario nacional.

Martínez dijo que el sistema energético nacional hoy “genera la energía suficiente que demanda la Argentina”, pero admitió que un mayor crecimiento económico provoca “desafíos que hay que ir tomando”.

Ayer el Gobierno firmó un contrato con China para mejorar la red de transporte eléctrico con una inversión de 1100 millones de dólares. Servirá para transmitir más energía al AMBA.

Javier Alvarez

Buenos Aires 


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Otra emergencia: plan drástico para evitar el colapso del sistema eléctrico nacional