Otra fuga en Roca con ayuda desde el exterior

Huyeron dos peligrosos delincuentes, aunque se evitó que el escape fuera masivo.Los guardias del pabellón fueron tiroteados desde el barrio que está cerca de la alcaidía.

ROCA (AR).- Dos peligrosos internos lograron escapar ayer a la madrugada de la alcaidía de Roca, aunque los policías ubicados en los puestos del muro lograron evitar que la fuga sea masiva.

El escape habría estado cuidadosamente planeado y los evadidos contaron con apoyo desde el exterior, ya que cuando estaban por saltar el muro, los policías fueron baleados desde el barrio que está calle de por medio al sur de la cárcel. De todos modos, ningún efectivo resultó con heridas.

Ayer a las 15 se detuvo a tres personas indocumentadas. Se movilizaban en un Fiat Duna blanco por los alrededores de la cárcel, y estaban filmando. Sin embargo, se trataría de desprevenidos turistas que no sabían del operativo. Fueron trasladados a la comisaría 21 a la espera de llegada de los antecedentes.

La fuga ocurrió a las 3.25 de ayer. Según las autoridades carcelarias, se trataba de una fuga colectiva de gran parte de los ocupantes del pabellón 6, pero al ser advertidos por los guardias, la mayoría de los revoltosos volvieron a sus celdas.

En un primer momento se pensó que sólo un interno había ganado la calle. A las 5.30 se informó que el evadido era Oscar Alfredo Andrade, alias "Tero" y de 27 años. Tiene antecedentes por robo con armas, y en al menos dos oportunidades fue detenido por violación de menores.

Justamente estaba en la alcaidía por un delito de este tipo, y cuya víctima había sido una pequeña que además es familiar suya.

Pero con el recuento de internos, los jefes de la unidad se dieron cuenta que además de Andrade, otro interno había ganado la calle, y es considerado tan o más peligroso que él.

Se trata de Angel Adrián Sangüesa, alias "La Tonta" y de 21 años. Está condenado a 20 años de prisión por el crimen del taxista cipoleño José García, quien sufrió una feroz paliza y luego fue encerrado en el baúl del auto, mientras los delincuentes emprendían la fuga. Este hecho ocurrió el 7 de febrero del año pasado.

Ayer alrededor de las 3, los balazos contra los guardias que estaban en las garitas del muro, quebraron la tranquilidad de la noche.

Sin saber muy bien lo que pasaba, los uniformados trataron de establecer el lugar de procedencia de los tiros.

Ese momento de desconcierto fue aprovechado por Andrade y Sangüesa, quienes utilizaron una escala de madera realizada con la parte de un banco.

Ambos lograron llegar hasta el muro y saltar al exterior para perderse en la noche. Los otros detenidos que intentaron fugarse quedaron a mitad de camino, y tras haber cruzado casi la totalidad del patio, regresaron al pabellón.

Cerca de las 7 terminó una requisa en la que se secuestró una importante cantidad de facas y púas, las armas blancas de confección casera que utilizan los presos para atacar o defenderse.

También se constató que varios barrotes del pabellón 6 habían sido cortados, y por allí los internos habían alcanzado el patio principal.

Esta nueva fuga no hace más que poner en evidencia la precariedad de las instalaciones de la Cárcel de Encausados. La superpoblación es una constante. La unidad tiene capacidad para 180 internos, pero hasta ayer había 380. A esto hay que sumarles los 20 que están en la chacra de Emeta, en la zona de Paso Córdoba.

Pero además, la iluminación sobre el muro es prácticamente nula, por lo que es muy difícil detectar a los detenidos cuando llegan al paredón.

Mientras tanto, se sigue esperando por la cárcel de Sierra Grande para aliviar el hacinamiento en las prisiones rionegrinas, aunque será poco probable que esté finalizada para fin de año, ya que los trabajos están muy demorados.

Un paseo difícil de olvidar

ROCA (AR).- Dos jóvenes de Tandil no se llevarán un recuerdo muy grato de su paso por el Alto Valle.

Marcos Masán y Ariel Sánchez llegaron a Neuquén hace unos días para visitar a sus abuelos. Como no conocían la zona, el hombre les prestó un Fiat Duna de su propiedad -patente ALD 188- para que recorran las distintas localidades.

Los muchachos no quisieron desaprovechar la oportunidad para filmar lo atractiva que suele ser la región en otoño.

Fue así que registraron imágenes en Cipolletti, la zona de chacras, las bardas y el canalito en Roca.

Todo indica que desconocían la fuga de la alcaidía de Roca y el operativo que se había montado.

Fue así que ante la atónita mirada de los uniformados, pasaron filmando frente a la cárcel.

El susto que se llevaron fue mayúsculo. Es que no entendían por qué los patrulleros se les acercaban a tanta velocidad y la Policía los obligaba a detenerse.

Para cuando explicaron los motivos de su paso por el lugar, ya se encontraban alojados en la comisaría 21.

"Se corroboró que en la filmación tienen distintos lugares del valle. Aparentemente son turistas y nada tienen que ver con la supuesta planificación de alguna otra fuga", se indicó ayer. De todos modos, quedarán en la comisaría hasta verificar si tienen antecedentes o pedido de captura.


Comentarios


Otra fuga en Roca con ayuda desde el exterior