Otra que termina mal



Es la segunda vez que los manifestantes intentan quemar las dependencias de la Comisaría segunda y la Regional Tercera, que funcionan en edificios históricos de Bariloche. La primera fue el viernes 18 de junio, después de una jornada de violencia y desmanes en el Alto, con la muerte de dos jóvenes que se sumaron a la de Diego Bonefoi. Aquel día una numerosa columna marchó hacia el Centro Cívico, con gomas de automóviles y palos, y en el Centro Cívico intentó quemar la comisaría. Fueron dispersados por la policía y en su huida, también por la calle Mitre, rompieron decenas de vidrieras y robaron numerosos artículos en comercios, en general prendas de vestir. Unos pocos fueron detenidos por la policía, pero fueron liberados a las pocas horas. Las restantes marchas por justicia transcurrieron con algunos incidentes menores, como amenazas a las autoridades de la Policía, pero recién ayer volvieron los incidentes graves.


Comentarios


Otra que termina mal