Otra vez asaltaron una vivienda llena de gente

Se cree que son los mismos que el viernes protagonizaron un hecho similar. Se trata de al menos tres sujetos que ingresan a las viviendas sin importarles que haya gente. Golpean y roban.



NEUQUEN (AN).- La policía está tras los pasos de una banda que en la madrugada de ayer protagonizó un violento asalto con ocho rehenes, hirió a golpes y navajazos a las víctimas tras reducirlos a punta de revólver y desvalijó una vivienda, en el barrio Mariano Moreno.

Algunos de los asaltantes estarían identificados, pero hasta ayer no había detenidos. Podría tratarse de los mismos que el fin de semana dieron un golpe similar en otro barrio de la ciudad.

“Nos atacaron con extrema violencia, me pedían 4.000 dólares que por supuesto no tenía”, , dijo Iván Mariguín Valenzuela, de 33 años, dueño de la vivienda asaltada. Agregó que “eran al menos tres, estaban encapuchados, uno tenía un arma de fuego y los otros navajas. No pudimos hacer nada porque nos sorprendieron, apagaron las luces y actuaron con mucha violencia y amenazas constantes”.

El hecho se registró minutos después de las cuatro, cuando el dueño de casa y dos de sus amigos salieron para vigilar su mercadito que tiene a una cuadra, ya que horas antes habían observados sospechosos merodeando el lugar.

Mariguín y sus amigos, con quienes habitualmente juega al fútbol, habían decidido esperar el partido de Boca con Real Madrid en Japón, jugando a las cartas y al pool.

Todas las víctimas resultaron al tajeados superficialmente, pero tres sufrieron cortes en la cabeza y la espalda, que demandaron puntos de sutura. Parecieron ensañarse más con el dueño de casa, a quien le reclamaban el dinero.

Inicialmente a unos los encerraron en una habitación y a otros en el baño, pero finalmente todos fueron dejados en este último lugar, heridos y ensangrentados.

“A eso de las 23 un vecino nos advirtió que había un grupo de muchachos en la oscuridad de los árboles, vigilando el negocio”, comentó Aída, socia de Iván en el mercado. “Al rato se presentaron dos muchachos preguntándome por una calle, pero me dí cuenta que era para estudiar el lugar y cerré. Llamé a la policía, el patrullero recorrió el barrio pero no vio a nadie”, añadió.

El comerciante señaló que debido a ese incidente se mantuvo atento ante la posibilidad de que le robaran -“esta es la quinta vez que nos roban y asaltan, la casa y el negocio”, dijo con indignación- y de tanto en tanto verificaba que todo estuviera en orden.

Pero en una de esas ocasiones fueron reducidos por los delincuentes, que los obligaron a ingresar a la casa.

Una de las víctimas intentó escapar por patio saltando un paredón, pero lo atraparon y lo castigaron con dureza.

En el hospital debieron ser atendidos Mario Vaudín y Santiago Retamozo, quienes resultaron con diversas heridas de arma blanca y golpes.

“Fue una situación muy difícil, nos mantuvieron amenazados y golpeándonos más de una hora. No teníamos cómo enfrentarnos porque se hicieron dueños de la situación con las armas”, añadió Mariguín.

El comerciante se abstuvo de dar más información “por temor y porque hay una investigación en marcha”. Trascendió no obstante que una de las víctimas habría reconocido por la voz a uno de los asaltantes.

Con ese dato los investigadores orientaron las pesquisas hacia el vecino barrio Sapere, pero hasta anoche no había novedades sobre detenciones.

Se tendrían datos también sobre un viejo vehículo que los delincuentes fueron a buscar -utilizaron un ciclomotor de una de las víctimas- en medio del asalto, para cargar el botín.

Los delincuentes se apoderaron de anillos, cadenitas, relojes, billeteras y documentación personal de las víctimas. De la casa se llevaron un televisor de 21 pulgadas, una video, un centro musical, el teléfono fijo, un celular, casetes y discos compactos, adornos y ropas.


Comentarios


Otra vez asaltaron una vivienda llena de gente