Otra vez el norte salteño quedó aislado



SALTA (Télam).- Unos cien mil pobladores del norte salteño están nuevamente aislados desde ayer, cuando el puente Bayley construido sobre el río Seco en reemplazo del que el 31 de diciembre pasado había arrastrado una crecida, sucumbió al torrente que descendió por el cauce tras dos días de copiosas lluvias.

El puente, inaugurado hace 36 días sobre un tramo de la ruta nacional 34, no pasó el primer gran examen y la intensa correntada del cauce desbordado lo arrastró dejando nuevamente incomunicado al norte salteño con el resto de la provincia, hasta el límite con Bolivia.

La estructura de hierro, de 40 metros de largo y capaz de aguantar 50 toneladas de peso, fue arrancada de cuajo por el torrente generado por las intensas precipitaciones caídas entre la noche del viernes y la madrugada de ayer en los departamentos de San Martín, Orán y Rivadavia.

Unos cien mil habitantes de las poblaciones de General Ballivian Coronel Cornejo, General Mosconi, Tartagal, Aguaray y Salvador Mazza, entre otros parajes y villorios ubicados en el departamento de San Martín, quedaron nuevamente aislados.

Por razones de seguridad “se clausuró el paso peatonal por el puente ferroviario”, se informó desde Defensa Civil.


Comentarios


Otra vez el norte salteño quedó aislado