Otra vez el sueño quedó trunco

La Argentina cayó en el dobles y se le esfumó la ilusión. La dupla sueca puso un indescontable 3-0 y liquidó la serie.




Suecia terminó ayer de destruir el sueño de Argentina de conquistar por primera vez la Copa Davis.

De la mano del veterano Jonas Bjorkman (35 años), el equipo escandinavo se quedó con el tercer punto de la serie de cuartos y de esta forma Argentina quedó eliminada.

Bjorkman y Thomas Johansson superaron a la dupla albiceleste formada por Guillermo Cañas y David Nalbandian por 4-6, 7-6, 6-2 y 6-3 y así pusieron la indescontable chapa de 3 a 0. Con 'Willy' lesionado y con el cordobés en un bajo nivel, a Suecia se le simplificó la tarea, que sin embargo no comenzó sencilla.

El encuentro empezó muy apretado, cada uno conservando su servicio, pero con un dato no menor: a los argentinos les costaba un poco más retener el game de saque, mientras que los suecos, cuando estaban apretados, resolvían las cosas con un ace o un saque ganador.

Con un Bjorkman muy seguro en la pareja escandinava, Cañas era el que cargaba con el peso del partido en la dupla argentina, ya que David tenía importantes pasajes de irregularidad. En el décimo game con el servicio de Johansson, esta vez los argentinos no fallaron. El único break point lo aprovecharon con una pelota profunda de Cañas que Nalbandian voleó para sellar el 6-4.

El arranque del segundo capítulo fue muy parecido al primero. Sólo que esta vez no hubo quiebres, hasta llegar a un electrizante tie break. Allí la diferencia fue mínima para los suecos, que lo ganaron 7-4.

Argentina acusó el golpe anímico de caer en ese parcial, especialmente Nalbandian, al que le quebraron dos veces seguidas el servicio, por lo que el tercer parcial quedó para los suecos. Lo peor es que también comenzó a equivocarse Cañas. A partir de ahí entonces, todo fue muy simple para los locales, que cerraron con éxito la serie.

Al equipo que conduce Alberto Mancini le queda el sabor amargo de no poder cumplir el sueño, que sigue incompleto.


Comentarios


Otra vez el sueño quedó trunco