Otra vez intentan endurecer la ley de menores

El peronista Aldo Duzdevich desempolvó un proyecto de reforma que presentó el año pasado. Propone darle facultades al juez para que mantenga detenido a aquel menor que, por ejemplo, cometa un robo con armas y lesiones a la víctima. En la actualidad el arresto es excepcional, tiene un plazo máximo de 30 días y está contemplado para delitos mucho más graves.



NEUQUEN (AN)- Aldo Duzdevich reflotó ayer su proyecto para endurecer la ley contra los menores de 18 años que cometen delitos, aunque el legislador peronista prefiera plantearlo en otros términos: "que no sea tan permisiva como ahora".

"La ley de Minoridad está sesgada hacia las garantías individuales pero no contempla mecanismos en favor de la prevención, o de dar una respuesta adecuada a los delitos graves cometidos por menores", explicó Duzdevich a "Río Negro". Y afirmó que "genera sensación de impunidad porque un menor puede cometer un delito grave y a las cinco horas está afuera".

La ley 2302 está vigente desde diciembre de 2000 y generó todo tipo de debates, desde presupuestarios hasta ideológicos. Se la considera de avanzada y refleja los derechos del niño contemplados por Unicef (que tienen jerarquía constitucional). En uno de sus puntos contempla que los menores de 18 años que cometan un delito no pueden ser alojados en cárceles o comisarías ni estar bajo custodia de personal policial o penitenciario, y se atiende en especial a su recuperación social.

En junio del año pasado, Duzdevich presentó un proyecto para endurecerla. En aquel entonces hubo una ronda de consultas pero luego otras urgencias postergaron el tratamiento. Ayer, volvió a hablarse de la reforma en la reunión de la comisión de Desarrollo Humano y Social. Los diputados de la Alianza expresaron dudas sobre la necesidad de modificarla, y los del MPN dijeron que lo estudiarán.

Uno de los puntos centrales de la reforma propuesta por Duzdevich es el artículo 67. En la actualidad contempla que "el arresto del niño o adolescente sólo se llevará a cabo en forma absolutamente excepcional, cuando el delito imputado estuviere conminado con un máximo de pena privativa de libertad mayor de 10 años y sólo cuando fuere absolutamente indispensable".

"En estos casos excepcionales -agrega- el plazo del arresto no podrá superar los 30 días".

El legislador peronista propone dos cambios sustanciales: el primero, que el arresto y detención pueda operar cuando se trate de delitos reprimidos "con pena privativa de la libertad de 5 años o más y en el caso de que el menor hubiese cometido el hecho mediando violencia contra otra persona".

Duzdevich admitió que el objetivo es poder mantener detenidos a los menores que cometan robos a mano armada con lesiones graves a la víctima. Reconoció que estos hechos "se producen en poca cantidad, pero son muy graves" (ver aparte).

La segunda modificación importante que propone: "el plazo del arresto no podrá superar los 30 días prorrogables por igual término por el juez". De esa manera, la detención se podría prolongar indefinidamente. "Se restituye lo que sería la prisión preventiva de los mayores de edad", señaló el legislador.

Duzdevich dijo que la legislación actual "genera sensación de impunidad", porque "no se percibe una respuesta del Estado ante hechos delictivos cometidos por menores y puede fomentar la justicia por mano propia".

Cuando se le preguntó si reflotaba el proyecto al calor de la iniciativa nacional para bajar la edad de inimputabilidad de los menores, respondió: "hay una corriente que busca poner límites a ciertas conductas de los menores".

Pocos, pero muy graves

NEUQUEN (AN)- La supuesta participación de un menor en el asalto y violación de una docente de Aluminé, ocurrido el mes pasado, decidió al diputado Aldo Duzdevich a exhumar su proyecto para endurecer la ley de Minoridad.

El año pasado, cuando presentó la iniciativa, el tema en debate era la supuesta participación de un menor en el asesinato de un taxista en Zapala.

La estadística policial de la primera mitad de este año indica que la participación de menores en hechos de tal gravedad es mínima, al menos en esta capital.

Entre enero y mayo, 374 menores fueron imputados de diversos delitos. La gran mayoría, 92, cometieron hurto, es decir, sustrajeron algo sin ejercer violencia sobre las cosas ni sobre las personas. Doce fueron acusados de "robo con armas" y solamente uno de "tentativa de homicidio".

Duzdevich citó algunos casos del interior provincial para fundamentar su proyecto. A los ya conocidos de Aluminé y Zapala, agregó "un adolescente de Cutral Co que tiene varias causas por hechos con armas y lesiones graves, y otro de Chos Malal".

Dijo además que recibe reclamos "cuando visito los barrios. La gente vé claramente lo que sucede: el chico que les robó, al rato pasa frente a su casa vestido con las ropas que le sustrajo".


Comentarios


Otra vez intentan endurecer la ley de menores