Otras cuatro petroleras esperan renovar sus concesiones



NEUQUEN (AN).- El acuerdo alcanzado con YPF-Repsol sacará del estado latente a otros convenios que representan 8.000 millones de dólares más en inversiones y que el gobierno quiere firmar con cuatro petroleras que también buscan la prórroga de la concesión de sus respectivas áreas. Como iniciativa complementaria, la subsecretaría de Energía de la provincia está diseñando un proyecto para llevar gas natural a ocho localidades del interior, y para hacerlo baraja un presupuesto de 50 millones de pesos que pondrá como condición en el momento de negociar las futuras prórrogas.

El acuerdo básico firmado en junio con Repsol, desató una catarata de pedidos similares que enviaron a la secretaría privada de Jorge Sobisch las demás operadoras en la cuenca neuquina: en la cola figuraban las petroleras Pluspetrol, Pérez Companc, Chevron-San Jorge, ahora asociada con Texaco, y Pioneer-Chauvco.

Según informó el subsecretario de Energía, Ricardo Rodríguez Alvarez, estos futuros convenios no avanzaron a la espera de una definición. El visto bueno de Nación para la prórroga anticipada despejó el camino para nuevas negociaciones y convirtió al de Repsol en el “caso testigo” que, según Sobisch también lo será para las demás provincias productoras. Rodríguez Alvarez indicó que los compromisos de inversiones de las cuatro petroleras oscila en los 8.000 millones de pesos.

En la negociación para la prórroga la provincia obtuvo beneficios por fuera de la actividad hidrocarburífera como por ejemplo la donación de dinero para las empresas formadas por trabajadores despedidos de la YPF estatal, un programa de becas, y gestiones de “buenos oficios” para que la provincia acceda al financiamiento de 300 millones de pesos y el apoyo a la defensa de los recursos paleontológicos.

En las negociaciones con Pluspetrol, Pérez Companc, Chevron y Pioneer, también se buscará obtener beneficios extraordinarios para la provincia. Uno de ellos -una idea que está por el momento en proyecto- consiste en comprometer a las petroleras en una iniciativa de llevar gas a ocho localidades del interior de la provincia que en estos momentos se abastecen a través de los tanques denominados “zeppelines” con un alto costo de combustible.

Para llevar el gas a estas comunidades será necesario hacer una fuerte inversión en gasoductos. El monto estimado para dos años de obras es de 50 millones de pesos y comprenderá a Aluminé, Loncopué, Las Ovejas, El Huecú, Andacollo, Rincón de los Sauces y Villa El Chocón.

La preocupación central de las autoridades es bajar el precio del gas que pagan los vecinos de estas localidades y especialmente aquellos que se dedican a la actividad turística. El gas que proveen los zeppelines, si bien es más barato que el de cilindro, es mucho más caro que el natural.

Afirman que “se privilegiaron necesidades políticas de corto plazo”

NEUQUEN (AN).- Los jefes de las bancadas de la oposición de la Legislatura insistieron ayer en cuestionar el acuerdo firmado por la Nación con la empresa Repsol-YPF. El titular de la Alianza, Raúl Radonich, dijo que se privilegiaron “las necesidades políticas de corto plazo”. Su par del PJ, Gabriel Romero reiteró su postura según la cual se debería haber realizado una licitación y aseguró que Neuquén debe reclamar para sí los 300 millones que Nación cobró de canon por la prórroga del yacimiento.

El socialismo democrático, integrante del Frepaso, emitió un comunicado, en el que comparó la prórroga del yacimiento Loma de La Lata con la extensión de la concesión del servicio de electricidad que realizó el Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires en 1936, hecho que fue considerado “como un hito representativo de la década infame”.

Los socialistas expresaron su “preocupación por las consecuencias que en un futuro mediato traerá aparejada una prórroga anticipada al vencimiento de las concesiones hidrocarburíferas”.

Ante una consulta de este diario, el diputado Radonich señaló que “a medida que pasaba el tiempo mejoraban las condiciones de negociación”. Recordó que el punto de partida fue el acuerdo que firmó Sobisch en España hace cuatro meses “y ahora hubo mejoras debido a la presión que hubo desde distintos sectores de la provincia y en especial del bloque de la Alianza”.

Aún así lamentó que “en el equilibrio que debe haber entre las necesidades políticas de corto plazo y las políticas de largo plazo, en especial aquellas referidas al manejo de los recursos naturales, se ha privilegiado la primera, lamentablemente para los intereses de los neuquinos”.

Aclaró que su sector analizará el convenio en su totalidad para luego dar una opinión definitiva: “no conocemos detalles particulares ni aspectos sustanciales como el programa de inversiones que por otra parte es relativo su impacto en la generación de empleo debido a la características de la actividad”.

El diputado Gabriel Romero dijo en tanto que “quienes nos oponíamos al acuerdo original teníamos razón porque lo que festeja el gobierno es lo que consiguió Machinea”.

Indicó que el primer acuerdo “era malo y si bien este mejora, no satisface nuestras expectativas”.

Insistió en que lo mejor era que Repsol cumpliera con el actual contrato y que “luego se hiciera una licitación pública nacional e internacional para lograr un ingreso real y concreto, en efectivo, a cambio de la concesión”.

En cuanto a los 300 millones que cobrará el gobierno nacional dijo esperar que “sean derivados a Neuquén y no se los quede la Nación”.

En contraposición de la postura que asumen sus socios del Frepaso, el intendente Horacio Quiroga, reiteró su beneplácito por el acuerdo alcanzado en Madrid con Repsol.

“Para una provincia como Neuquén que está pasando por una situación complicada, con el sector público desfinanciado y viviendo una situación de angustia y de inseguridad, no tengo duda que este acuerdo le da mayor previsibilidad y seguridad”, afirmó.


Comentarios


Otras cuatro petroleras esperan renovar sus concesiones