Otras tres muertes por el monóxido en la región

En Neuquén, murieron un padre y su hijo. En Roca, falleció un sereno de una construcción.

El monóxido de carbono se cobró ayer otras tres víctimas en la región, por lo que ya son diez en lo que va del año.

En Neuquén, un padre y su hijo fueron encontrados muertos ayer a la mañana en una vivienda del barrio Don Bosco. Las víctimas fueron identificadas como Jorge Torres (50) y Fernando Torres (29). A ambos los encontró un familiar pasado el mediodía, en la casa en la que vivía el padre ubicada en Pasaje Cullimán, casi en la intersección con La Pampa. El cuerpo del padre estaba en el baño y el del hijo sobre la cama.

El comisario Mario Rinzafri, de la dirección de Seguridad, afirmó ayer a "Río Negro" que la principal hipótesis sobre la que están trabajando los investigadores es que padre e hijo murieron por una intoxicación con monóxido de carbono.

"El calefón del baño aparentemente no tenía un buen tiraje, y las hornallas de la cocina habrían quedado encendidas durante la noche", indicó. "En la vivienda no se hallaron signos de violencia, que permitan suponer que hubo un asalto, por ejemplo", agregó.

A los familiares les llamó la atención la ausencia durante todo el día de padre e hijo, por lo que decidieron ir a buscarlos y terminaron rompiendo la puerta de la casa para entrar.

Por otro lado, en Roca, las bajas temperaturas del invierno y las pésimas condiciones de calefaccionamiento le jugaron una mala pasada a un joven cuidador de una obra en construcción en Roca. Jorge Pérez, de 28 años, se convirtió en una nueva víctima del monóxido de carbono. Su cuerpo fue encontrado tirado en el suelo, en medio de una improvisada piecita donde dormía, acompañado del calor y -sin saberlo- del peligroso gas tóxico que emanaba de una garrafa.

Allí el hombre se refugiaba del frío del exterior y también fue hallado por compañeros de trabajo que advirtieron -durante la mañana- que no se encontraba presente en la obra.

Inmediatamente se dio aviso a la policía y se constató que en el lugar había un fuerte olor y el médico policial que intervino en primera instancia constató que la muerte se produjo por asfixia, según se informó ayer desde la Comisaría Tercera.

Pérez se desempeñaba como sereno en la obra en construcción ubicada en calle Bolivia al 1.400, que corre paralela a la ruta nacional 22, donde se proyecta un futuro hotel. Según se informó, el muchacho -que vivía junto a su familia en barrio Mosconi de esta ciudad- se habría acostado a descansar en una pieza del lugar y allí pasó toda la madrugada hasta que fue encontrado ayer, alrededor de las 9:30, por otros trabajadores. En el lugar se observó la presencia de una garrafa de gas con la cual el hombre se calefaccionaba durante las noches y, según pudieron apreciar en el lugar, este artefacto habría presentado pérdidas. Según se presume, el hombre habría intentado levantarse pero cayó al suelo, adormecido por los efectos del monóxido, lo cual le impidió buscar ayuda. (AN / AR)


Comentarios


Otras tres muertes por el monóxido en la región